Votos de ciber silencio

El jueves pasado charlando con Martín Fernandez / @internalcomms ( una de las personas interesantes que sigo en las redes) sobre lo adicitivo que se nos hacía el uso de TW y de cómo tuitéabamos para distender la cabeza cuando en realidad debíamos laburo por aquí y por allá,  se me ocurrió ver qué me pasaba (o qué no) si me llamaba al silencio virtual por un tiempo. En ese instante decidí no pronunciar palabra ni en Twitter ni en Facebook por 7 días, y luego sobre la marcha agregué algunos obstáculos más al desafío.

Entonces:

TW. Abstinencia. Lo que sentí con el no uso de TW fue por momentos desesperante. Acostumbrada a compartir cada link interesante que veo en mi lectura diaria, tuve que optar por guardarme las noticias aún sabiendo que le servirían a varios colegas. En casos en los que me parecía un tema muy relevante para la investigación del algún colega opté por enviarle un mail. Lo mismo hice con algunos que cumplían años y hubiera saludado en el TL.

Esta semana vi cosas que me moría por RT en TW. De las que sirven para laburar y de las graciosas (un porcentaje importante de las personas que sigo hablan y putean y dicen barbaridades, todo lo que yo reprimo, claro).

El día más desesperante fue ayer. Asistí a una conferencia / debate de periodistas tuiteros. Sigo en TW a todos los que dieron el panel desde hace mucho y me salía de la vaina por tuitear algo referido al debate con el hashtag del evento. No lo hice y eso me permitió reflexionar mejor entre las distintas posturas de los panelistas. De haber tuiteado me hubiese dejado llevar por los argumentos del primero o segundo, mientras que luego estuve muy de acuerdo con los últimos que expusieron. Sin la inmediatez, pude analizar mejor ayer.

Hubo pesonas que me nombraron y no les respondí, ahora les contesto =).

Una buena noticia fue que sirvió para que se vayan varias seguidores robots ( no me abandonó nadie que hubiera lamentado) y se sumaron unas 10 personas aún en el silencio.

Facebook. Aquí, y sin la más mínima intención, el segundo día del deafío le dí “me gusta” a algo que había dicho una amiga. Fue totalmente mecánico. Me di cuenta de que lo había hecho un rato más tarde y también de que mi lectura habitual del muro tiene muy incorporado el ir comentando fotos y diálogos.

Como uso esta red mayormente para amigos y no para trabajar soporté mucho mejor su no uso. Lo que extrañé fue compartir “estoy al aire” porque cuando comunico eso muchos amigos me sintonizan en la radio en la que trabajo y me siento muy acompañada por ellos.

Agregado. Un poco molesta en la abstinencia y un poco exitada porque lo estaba logrando sumé adrenalina (?) a mi autodesafío y decidí dejar el smartphone en casa cada vez que salía con mi familia. Esta fue una gran decisión. Voy a intentar no llevar más el tel a ninguna comida con familia y en el caso de que lo lleve no voy a sacarlo de la cartera. Tanto mi marido y el nene se dieron cuenta de que no lo tenía conmigo y les llamó la atención. Con mis amigas haré lo mismo.

Eso. Nada más. ¿Les importa? No sé, a mí sí. Estuvo bueno hacerlo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Votos de ciber silencio

  1. Clari

    Muy bien diez! Vos bien sabés que como yo todavía soy 1.0 a pesar de tus esfuerzos -y los de otras ;)- por fanatizarme, aplaudo de pie estos postulados, especialmente el último (el del teléfono 🙂
    Viva! Besos y mandame mail (ja) x la semana que viene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s