Hacia la comunicación universal – Jun 2012 – La Nación Revista

Hacia la comunicación universal

El avance de los traductores online promete derribar las barreras culturales y cambiar el modo en que las personas se entienden en el mundo. ¿Cuáles son los desafíos para lograrlo?

Por Martina Rua  | Para LA NACION

 

SILICON VALLEY, CALIFORNIA-. El objetivo suena ambicioso y hasta revolucionario: que el idioma deje de ser una barrera y que sea la puerta hacia la comunicación universal de las distintas culturas. Que las diferencias lingüísticas no sean un divisor de la humanidad y que si una persona se expresa, por ejemplo, en alemán, pueda comprender en el momento a otra que habla, por ejemplo, en árabe, y viceversa.

La tecnología ha avanzado en los últimos 10 años hasta tal punto que expertos en lingüística aseguran que la traducción a través de la Inteligencia Artificial (IA) de las computadoras está alcanzando un estadio maduro. Esto implica que, aunque aún hay errores de traducción en las herramientas, los textos que presentan dan la oportunidad de comprender el tema que tratan. Hoy, en Internet, pueden encontrarse distintas alternativas, como la pionera Babel Fish de Yahoo, Bing Translator de Microsoft o la herramienta de Google, Google Translate, que domina el segmento ya que ofrece la traducción instantánea de textos escritos en 65 idiomas (cifra que crece cada año). El avance de la penetración de dispositivos móviles con acceso a Internet en la población mundial hace que esta herramienta tome un protagonismo que hasta no hace muchos años pertenecía la ciencia ficción.

Como lo hacen

El traductor de Google trabaja con una base de datos que comenzó a formarse en 2006 con los textos oficiales de la ONU traducidos a seis idiomas. Luego, la compañía recurrió a los documentos bilingües en los registros públicos y, por último, se sumergió en Internet. El primer reto fue tener suficientes ejemplos como para abarcar la mayor cantidad de reglas y excepciones de cada idioma. “Entonces dimos el siguiente paso y buscamos en la Web millones de ejemplos de traducciones para encontrar patrones acerca del modo en que frases completas son traducidas a otras frases, por ejemplo: esta frase en inglés parece que se traduce en esta otra frase al español, pero sólo si está cerca de esta otra palabra. En otros términos, la traducción no se limita a palabras, sino al conjunto; toma en cuenta el contexto”, explica Ashish Venugopal, científico investigador para Google Translate en las oficinas centrales de Google en Mountain View, California, donde recibió a LNR (ver recuadro Entre la pasión.). Hoy, los propios usuarios ayudan a ampliar la base de datos que sugiere traducciones alternativas a las que se les presentan. Todavía hay limitaciones que están ligadas a los textos provenientes de la literatura, a expresiones idiomáticas o al sentido de las palabras en muchos textos, que a veces expresan sarcasmo o ironía. Esos son algunos de los principales desafíos para el equipo que trabaja en el desarrollo de la herramienta.

Una fortaleza de la herramienta de Google es que se combina con el resto de los productos de la compañía y esto hace que la navegación para el usuario sea fluida. Por ejemplo, al visitar un sitio Web en tailandés o francés, el navegador Chrome lo detecta y pregunta al usuario si quiere traducir dicho sitio a su propio idioma. “Estamos trabajando para llevar la tecnología de Translate a los distintos productos. También existe una aplicación para iPhone y Android llamada Googles, con lo que el smartphone o tableta se convierte en un intérprete entre 14 idiomas y ofrece un modo conversación que facilita la comunicación entre dos personas que hablan diferentes idiomas. Se pueden realizar traducciones de búsquedas, conversaciones en Gmail, RSS en Google Reader, videos, chat, documentos en Google Docs y hasta mensajes y comentarios en la red social Google+”, enumera el científico.

El 90 por ciento de los contenidos de alta calidad relacionados con los campos de la ciencia, la tecnología, las finanzas y la administración en Internet está en inglés. De ahí la importancia de los traductores automáticos para millones de estudiantes y profesionales de otras lenguas. La herramienta también apunta a la economía: “Será más fácil para vender productos y servicios en el extranjero”, dice el científico de Google. En la actualidad, los turistas están eligiendo destinos turísticos sin tener en cuenta el idioma local. “Vamos a mirar hacia atrás en el tiempo, algunos años a partir de ahora, y no vamos a ser capaces de imaginar un momento donde el lenguaje presentaba una barrera para la comunicación. Voy a ser capaz de leer los blogs franceses, órdenes de venta chinas y dar instrucciones a un taxista en Medio Oriente. Estamos muy cerca de cerrar esta brecha definitiva. Vamos a ser capaces de mantener nuestra identidad, pero participaremos de una conversación global”, se entusiasma el ingeniero hindú. Quizá ya sea hora de revisar el viejo adagio Traduttore, traditore (traductor, traidor) y darle una oportunidad a una herramienta con el potencial de transformar la manera de comunicarse de la humanidad.

ENTRE LA PASION Y EL TRABAJO

Ashish Venugopal (31) creció en Singapur y vivió en Malasia, Tailandia e Indonesia, donde a diario escuchaba idiomas como el chino, malayo, tamil. A los 4 años comenzó a hablar inglés y luego, en la escuela, incorporó el francés. Desde 2008 es uno de los ingenieros que forman parte del equipo de Google Translate en Silicon Valley. “Mis abuelos hablaban cuatro idiomas. Hasta los 4 años yo hablaba con fluidez una mezcla de dos idiomas, el palghat tamil (un dialecto que mezcla el malayalam y tamil). Creo que se puede atribuir mi pasión por este trabajo a una forma de compensar esta pérdida de la habilidad del lenguaje que tenía de pequeño”, dice el ingeniero hindú. Respecto de su pasión por los idiomas, recuerda que, para impresionar a sus suegros durante su boda, también aprendió hindi conversacional básico con la herramienta de Google.

Un día, mientras asistía a la Universidad de Carnegie Mellon pasó por la puerta donde se dictaba una conferencia sobre investigaciones de vanguardia sobre Procesamiento de Lenguaje Natural, y terminó quedándose allí dos días enteros de charlas. “Para mí, intentar resolver la traducción automática es como el esfuerzo de la última generación para llegar a la luna. Ambos han sido desafíos -a menudo aparentemente insuperables- que fueron abordados con investigación, ingeniería y terca voluntad a través de varias generaciones. Cada vez que conseguimos traducciones fluidas y tenemos un nuevo idioma para lanzar, siento que estamos más cerca de un mundo donde el lenguaje no sea una barrera. Nuestros niños van a asumir que esta tecnología ha estado siempre. Y quiero ser capaz de decirles que yo era parte del equipo que hizo que esto sucediese”, cierra Venugopal.

UN TRADUCTOR EN CIFRAS

  • Google ofrece servicios de traducción gratuita en 65 idiomas.
  • Todos los días se procesan cientos de millones de traducciones desde el navegador de una computadora. La aplicación móvil Translate es utilizada en más de 150 países.
  • Tiene decenas de millones de usuarios en todo el mundo. Asimismo, el volumen de traducciones se ha incrementado 10 veces en los últimos 3 años.
  • Más de la mitad del uso de Google Translate proviene de fuera de los Estados
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s