Archivo mensual: febrero 2013

El primer hombre biónico despierta el debate sobre los límites de la tecnología – Perfil Feb

Por Martina Rua

El primer hombre biónico despierta el debate sobre los límites de la tecnologíaMolde. El científico Bertolt Meyer le puso su rostro al robot.

Una nueva barrera entre el robot y el ser humano se quebró esta semana en el mundo científico con la presentación de Rex, el ser humano artificial más completo logrado hasta hoy, resultado de la integración de las prótesis tecnológicas más avanzadas y órganos humanos desarrollados en laboratorios. El nuevo humanoide ya despierta admiración, pero también temor sobre las implicancias éticas y filosóficas de un “humano a medida”. Su propósito es mostrar cómo la tecnología es capaz de reemplazar hasta dos tercios del cuerpo humano en la actualidad.

Rex es un humanoide con cara completa, manos, rodillas flexibles y dispone de un sistema de circulación artificial funcional completo con sangre, riñón, bazo y tráquea, todos órganos internos desarrollados en laboratorios de manera artificial. Su páncreas y un par de pulmones, se encuentran aún en construcción. Los investigadores destacaron que no toda la tecnología puede funcionar sin la intervención humana, como las manos biónicas, por ejemplo, que necesitan los músculos y las señales del cerebro para funcionar. Otras partes, tales como el corazón y el páncreas, se han diseñado para trabajar por su cuenta.

La compañía responsable del proyecto es Shadow Robot que usó algoritmos que le permiten a Rex moverse y tomar objetos. Uno de los creadores, el psicólogo Bertolt Meyer, donó el molde de su cara para darle rostro al robot. “Sigo las nuevas tecnologías por interés personal desde hace muchos años, ahora tenemos una explosión de innovación y podemos construir un cuerpo que es hermoso en su propia manera especial”, dijo el científico que nació sin una mano y usa una avanzada prótesis en su brazo. El robot está valorado en casi un millón de dólares y está expuesto en el Museo de la Ciencia en Londres, donde podrá visitarse hasta abril.

La comunidad científica celebró el avance pero advirtió sobre la necesidad de generar un debate acerca de los “daños potenciales” de las tecnologías de mejoramiento humano. Son muchos los interrogantes que se abren desde el punto de vista ético, filosófico, económico y legal cuando la ciencia avanza sobre la evolución natural. ¿Debería permitirse que una persona pueda elegir cortarse una mano para sustituirla por una prótesis mejor? ¿Cuál será la medida para decidir si se necesita o no reemplazar un órgano? ¿Será una ventaja injusta reservada sólo a quienes puedan pagarlo? El debate recién comienza.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario Perfil