Archivo mensual: marzo 2013

Una lapicera “escribe” en el aire objetos de plástico en 3D – Perfil 10-03

http://www.perfil.com.ar/ciencia/Una-lapicera-escribe-en-el-aire-objetos-de-plastico-en-3D-20130309-0071.html

clip_image002

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario Perfil

El Militante – Revista FORBES Febrero

siri1siri2

siri3

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Iluminados – Revista de La Nación – marzo 2013

Iluminados

Rondan los 30, tienen una carrera brillante y el Fondo Económico Mundial los sentó a su mesa para delinear las poíticas del mañana. Seis argentinos que alumbran un mundo mejor

Por Martina Rua  | Para LA NACION

 
La mitad de la población global está formada por jóvenes menores de 27 años. La mayoría de ellos vive en zonas urbanas y el 45% está desempleado. Hace dos años, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) decidió darle una mirada especial a esta población. ¿Cómo seguir delineando las políticas del futuro sin la gente del futuro? ¿Cómo hablarle a la generación del milenio, aquellos nacidos después de 1980, sin entender desde adentro sus ideales, sus intereses, su lenguaje, su manera de comprender el mundo?

La relevancia social de sucesos que tuvieron su germen en Internet, como la primavera árabe, los indignados en España o las manifestaciones de los estudiantes en Chile, entre otras, impulsaron al WEF a convocar a jóvenes y hacerles un lugar en la mesa chica de las grandes decisiones. Así, se creó la comunidad de Global Shapers (GS), algo así como los que le dan forma al planeta, que hoy ya suman unos 2000 jóvenes de 200 ciudades de todo el mundo. Los elegidos, que pueden tener hasta 30 años en el momento del ingreso, son seleccionados por ser excepcionales en su área de desarrollo, por sus logros y su afán de hacer una contribución a las comunidades que habitan.

De ellos, seis son argentinos: Alexis Estévez (politólogo), Hernán Kigel (economista), Santiago Zebel (abogado), Julián Genoud (medios sociales), Mariana Díaz (activista ambiental) y Santiago Siri (tecnólogo) componen el sexteto que le dio vida al primer grupo (o Hub, como los llaman en todo el mundo) de Global Shapers locales. Fueron reunidos por el economista Martín Lousteau, que pertenece al grupo Young Global Leaders (comunidad de entre 35 y 45 años del WEF). Losteau fue el curador del primer hub nacional y aplicó un mecanismo amplio de consultas y entrevistas con especialistas de distintas ramas en la búsqueda de jóvenes brillantes y comprometidos. Sus responsabilidades incluyen el planeamiento y desarrollo de proyectos, el trabajo conjunto con otros hubs del mundo y el compromiso de ser voceros y protagonistas de un cambio en la construcción de un país mejor. El grupo es dinámico, ya que los integrantes se van renovando cuando exceden los 33 años o cuando llevan cinco como Global Shapers.

El desarrollo de un lenguaje que simplifique el complicado vocabulario de los abogados para que las personas puedan ejercer y entender mejor sus derechos o la creación de un software que habilite una democracia más participativa, son algunas de las iniciativas en las que trabajan estos jóvenes. A partir de ahora, y con el grupo inicial conformado y trabajando, serán los mismos shapers los que seleccionarán a sus futuros compañeros, ya que esperan alcanzar los 15 integrantes para fines de 2013. Se abre así un gran laboratorio de ideas y proyectos, con un equipo interdisciplinario que quiere ser referente y dejar huella en su comunidad. Aquí están, ellos son: seis jóvenes argentinos para iluminar nuestro futuro.

UN ABOGADO HECHO PARA INTERNET

 

 
Julián Genoud (28). Economista especializado en medios sociales. 

 

Desde que era chico, Julián Genoud soñaba con ser futbolista o con trabajar en Google. Para esto último, él estaba seguro de que había que ser ingeniero, y lo fue descartando con el tiempo. Trabajó entonces en organismos muy arraigados a su título de grado y su maestría en Economía, en el Banco Interamericano de Desarrollo y en el Banco Mundial, que le hizo una propuesta para trabajar en Washington.

Pero faltando siete días para volar hacia su nueva vida tuvo otra oferta. Esta vez, de Google. “Me dije, es verdad que ya me comprometí con el Banco Mundial y que quiero tener una experiencia en el exterior. Pero mi corazón me indica que estoy hecho para Internet. Me quedé en la Argentina, y de ahí en más comencé el proceso de diversión y aprendizaje más intenso de mi vida”, cuenta Julián, que trabaja en el gigante de Internet hace tres años, en un equipo que ayuda a los editores Web (en inglés, publishers) a desarrollar y generar ingresos con su contenido online (sitios Web, aplicaciones móviles, etc.). Está a cargo de los mercados de Chile y Perú, y antes manejó Colombia y América Central. “Resulta muy interesante porque uno trabaja desde con grandes compañías hasta pequeños emprendedores que ven en Internet la oportunidad para ser independientes y vivir de lo que a uno le gusta”, describe.

A la vez, él mismo es un publisher. Tiene un blog donde junta sus dos pasiones: Internet y el fútbol. Lo llamó SBEN, las siglas de Seamos Buenos Entre Nosotros, frase del periodista deportivo Horacio Pagani. “Sueño con tener las rodillas sucias de tierra de tanto pisar un campo de juego con jóvenes: enseñarles a jugar, a intentar ser los mejores, pero también a transmitir los valores a sus rivales, a trabajar en grupo, a esforzarnos con alegría, a tener disciplina, a aprender cosas más allá del fútbol y a expandirlas fuera de la cancha. Fomentar el arte, la ciencia y la tecnología, áreas que cada vez que se combinaron provocaron cambios históricos en la humanidad”, enumera detrás de sus dos grandes ojos verdes.

Habla sobre su crianza y remarca que el logro más grande de sus padres fue haberlo criado con muchísima libertad. “Supieron controlar sus miedos y deseos, ponernos límites y otorgarnos derechos con mucho equilibrio. El mensaje fue claro: En esta casa lo único que no se puede negociar es estudiar inglés y hacer deportes, recuerda.

¿Qué hay que saber de vos para afirmar “A Julián lo conozco”?

Según mi novia y mis amigos, para terminar de conocerme hay que interpretar los gestos de mi cara. Al parecer soy muy gestual y cada sentimiento tiene su reflejo en mi rostro. Algo bien cotidiano es que me gusta ponerle papas fritas a los sándwiches para escuchar el ruido, el crunch. No tengo la menor idea de cómo agarrar los palitos chinos para comer sushi y admiro mucho a la gente que sabe tocar un instrumento.

Haber sido elegido entre los Global Shapers nacionales fue algo así como que venga un megaorganismo mundial y le diga: “Hola Julián, ¿así que vos eras el que hablaba tanto de hacer cosas grandes en este planeta? Bueno, tomá, acá te rodeamos de gente con las mismas ganas. Andá y hacelo”. Su rol natural y facilidad con los medios digitales hace que sea el que se encargue de organizar, centralizar y compartir todo lo que trabaja con sus compañeros. “Internet está descentralizando la distribución de poder a una velocidad impresionante, y falta poco para que cambie radicalmente aquellos ámbitos más resistidos a la Red, como la política y la educación, que a su vez son los más tradicionales y los de mayor alcance social”, opina.

UNA ACTIVISTA DISCÍPULA DE AL GORE

 

 
Mariana Díaz (30). Periodista especializada en medio ambiente. 

 

El que la conoce bien sabe que todos los días toma licuados verdes, que le gustan tanto los gatos como cuando tenía 5 años y que medita a diario. Que los muebles antiguos son sus preferidos “porque cuentan historias” y que enloquece por el lemon pie de su abuela. También que de chica pasó mucho tiempo en el Tigre, en las islas del Delta, donde el contacto permanente con la naturaleza y los animales forjaron su vocación, marcaron su vida para siempre.

Mariana Díaz es periodista especializada en temas de medio ambiente, disciplina en la que se formó con el ex vicepresidente de los Estados Unidos y premio Nobel de la Paz, Al Gore. Luego de un tiempo de aprendizaje, se dedicó durante años a difundir la conferencia Una verdad incómoda (sobre los efectos del calentamiento global generado por la actividad humana sobre el planeta) en la Argentina. “Sin embargo sentía que faltaba un proyecto que respondiera a las necesidades latinoamericanas, a nuestras costumbres e idiosincrasias, y decidí crear la fundación R21, que se dedica a difundir la problemática del cambio ambiental global en América latina”, cuenta. También desarrolló un proyecto educativo para adolescentes por el que fue elegida como Joven Líder de Cambio Climático por el British Council, y fue enviada a la Cumbre de Cambio Climático de las Naciones Unidas como representante.

¿Qué es lo que más te interesa en la difusión de los temas medioambientales?

Mi objetivo es ser un puente entre la ciencia y la gente, quiero lograr que este tema, ajeno a la mayoría, se vuelva cotidiano y tangible: sólo construiremos una sociedad y economía sustentables si logramos el compromiso ciudadano. Mi sueño es construir una sociedad cortada transversalmente por los temas ambientales, donde industria, transporte, economía y todas las actividades consideren la variable ambiental en la toma de decisiones. No se puede consumir de manera infinita en un planeta con recursos finitos.

Es por su compromiso social con la causa medioambiental y su constante trabajo de difusión desde la fundación y los medios, que fue elegida para ser parte del grupo argentino de GS. “Ser Global Shaper tiene que ver con el espíritu. Para mí es sobre identificar y unir jóvenes que no sólo quieren tomar de la sociedad, sino que quieren dar. Durante años se cedió terreno, en el sentido que hubo un retroceso de la participación ciudadana en la vida social y política de los países. Hace años, con el auge de las redes sociales y las comunidades virtuales, el sentido de comunidad resurge”, considera.

Dentro de los principales beneficios que tiene pertenecer a este selecto grupo, ella destaca la oportunidad de contactarse con tantos referentes de diversas áreas. “Ser parte de proyectos de alto impacto generados por el grupo y potenciados por el Foro Económico Mundial, participar activamente de eventos de alcance global, son oportunidades muy enriquecedoras.” Apasionada de la lectura, de la investigación y de la escritura, actualmente está realizando un estudio sobre la industria alimentaria, la comida sana y las formas naturales de mejorar la salud.

Además, Mariana es una periodista sin horarios. Escribe en la revista Minga, tiene una columna ambiental en el canal de noticias C5N, donde también conduce el noticiero entre las 5 y las 6 de la mañana. Y sí, su día comienza a las 4.

“EL GRAN FUTURO DEL MUNDO SE ESTÁ PROGRAMANDO EN LA WEB”

 

 
Santiago Siri (29). Tecnólogo. 

 

Es uno de los referentes del mundo emprendedor tecnológico argentino. Con 29 años, Santiago Siri ya fundó casi una decena de empresas y se hizo un lugar en la historia argentina de Internet. Su pasión techie comenzó hace tiempo, en su infancia. Tenía sólo 9 años cuando programó su primer videojuego en su habitación y 18 cuando fundó su primera compañía. De formación autodidacta, le bastaron un par de meses en la Facultad de Tecnología del ITBA para convencerse de lo que ya había intuido en su paso por el secundario: no encajaba en la educación formal. Estudió navegando por horas (por años) en Internet y leyendo, mayormente, ensayos políticos. Si tiene que elegir dos libros se queda con Gödel, Escher, Bach: un eterno y grácil bucle, de Douglas Hofstadter, que considera la biblia de los informáticos, y El hacedor de estrellas, de Olaf Stapleton, con una versión prologada por Borges. Ahora, en su bolso lleva dos libros sobre la importancia de Internet como agente de cambio.

¿Quiénes te inspiran en tu trabajo?

Steve Jobs es una eterna inspiración, pero además tuve maestros, emprendedores argentinos que me enseñaron desde el centro de Silicon Valley cómo armar una empresa, a entender el dinero como una herramienta para crear innovación y a trabajar en un ambiente donde gobiernen las ideas por sobre las personas.

Actualmente Santiago lidera el equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) de la empresa Grupo 42, de la que es socio fundador, que se dedica al análisis de información de la Red y fue uno de los 50 Global Shapers elegidos para estar en enero último en Davos, en la reunión del Foro Económico Mundial. “El lugar fomenta mucho la conversación y genera toda clase de estímulos. En Davos te acostumbrás a cruzarte en los pasillos o hasta conversar con gente como Bill Gates o alguno de los 48 jefes de estado que están presentes en el lugar, además de los CEO de las Fortune 500”, describe su experiencia en Suiza donde disertó en un panel sobre Internet como un canal poderoso de democracia participativa.

Sobre este tema gira su nueva apuesta. Él pertenece al grupo fundador de una nueva iniciativa política participativa llamada el Partido de la Red, conformada por empresarios, políticos, artistas, profesores y escritores destinados a hackear el sistema político. “Estamos construyendo el software #NetDemocracy que puede validar identidades online donde los usuarios pueden votar directamente en cualquier tipo de tema. Queremos probar este sistema hasta que se convierta en una herramienta estable de pensamiento social”, describe. Para las próximas elecciones legislativas el partido presentará legisladores que tendrán el compromiso explícito de votar según lo resuelto por la red. “La idea de la política personalista seguirá erosionándose, la democratización del poder es posible”, dice.

Como si su agenda le pidiera algo más, desde hace un año y medio es columnista tecnológico del programa de radio Basta de todo, que conduce Matías Martin, desafío que lo saca de su zona de confort. Ama viajar con amigos y su pareja cada vez que puede, y compone música electrónica.

“Los jóvenes importamos más que nunca, ya no sólo tenemos el privilegio de ser idealistas como en los 60, sino que también tenemos el poder de generar cambios drásticos. No tengo dudas de que el gran futuro del mundo se está programando en la red”, cierra Santiago.

UN ADICTO A LA NOVEDAD

 

 
Hernán Kigel (25). Economista. 

 

Para poder dejar la cama cuando se despierta, necesita una gran taza de café con leche y su cerebro, asegura, comienza a funcionar después de las 10. Odia las cadenas de mails y las salidas en grupos de a 20 personas y no puede dejar de probar la comida del plato del que tiene al lado. Hernán Kigel es el más chico del grupo argentino de Global Shapers, un adicto a la novedad. Trabaja con Estanislao Bachrach, académico de Harvard y doctor en biología molecular, en una consultora de innovación. “La creatividad es una habilidad y como tal puede ser practicada y desarrollada. Nuestro trabajo consiste en trabajarla con los empleados. Buscamos un pensamiento que rompa con los patrones de la experiencia y lo conocido, promoviendo la sistematización del proceso creativo al interior de la organización”, explica. Sobre esto también da clases en la Universidad Di Tella dentro del programa ejecutivo de Creatividad e Innovación en los Negocios. En esa casa de estudios recibió su título de licenciado en Economía Empresarial y está terminando la maestría en Economía Aplicada.

¿Qué significa ser del equipo de Global Shapers?

Es tener acceso y voz frente a las personas más influyentes del mundo, pero también poder nutrirme de mis compañeros en cada mail o charla. Es ser responsable de generar un cambio, o al menos de intentar hacerlo. Fuimos elegidos para romper con el status quo, para ser los interlocutores de un montón de voces nuevas.

Además, Hernán es parte de la Asociación Civil Cascos Verdes, que trabaja por el cuidado del medio ambiente. Impulsado por su novia, está incursionando en la espiritualidad. “Gracias a la meditación y el yoga, en los últimos años aprendí a conectarme con mi esencia y entender qué es lo que realmente quiero.”

“NO ENTENDER UN DERECHO ES COMO NO TENERLO”

 

 
Santiago Zebel (31). Abogado especializado en derecho tributario. 

 

Ser joven, cosmopolita y emprendedor, estar abierto al debate libre de ideas y, sobre todo, sinceramente comprometido con tu comunidad. Es ser -y querer ser- un referente en un ámbito de acción.” Así define Santiago Zebel, el mayor del grupo argentino de formadores, la esencia GS.

Santiago es director adjunto de la maestría en Derecho Tributario y docente titular en la Universidad Torcuato Di Tella, donde también realiza tareas de investigación. Fue elegido por la Organización de las Naciones Unidas como asesor por Argentina en planes de capacitación tributaria a nivel global. “Mi objetivo es asistir a los países en desarrollo -como el nuestro- a la hora de negociar acuerdos impositivos con países desarrollados, teniendo en cuenta el crecimiento sustentable de los países en desarrollo. En esas reuniones se ríen porque soy, por lejos, el más joven en este grupo de expertos”, comparte.

Él es, ante todo, un hombre tranquilo, característica que trajo de Viedma, ciudad donde vivió su infancia y adolescencia, donde pasaba las tardes a orillas del río Negro con su abuela Blanquita. Pero también se reconoce muy emprendedor y racional. “Lo que heredé de mis viejos, ambos ingenieros, que no paran ni un segundo de embalarse en nuevos proyectos.” Además le encanta viajar con su novia y elige Bariloche como la ciudad a la que ama volver cada vez que puede.

Su liderazgo excede el ámbito profesional. También es director técnico del equipo WTC Rugby, donde juegan sus amigos. Practicó ese deporte durante 25 años y ahí adquirió su apodo deportivo: en la cancha Santiago se llama Z.

Además de su labor en derecho tributario, tiene otra pasión que en el último tiempo requirió mucha de su energía y dedicación. Es parte del proyecto La Noble Igualdad, liderado por el abogado Ignacio Mazzocco, autor del libro homónimo, que tiene por fin explicar cuáles son los derechos más importantes que todos los habitantes tenemos y cómo hacerlos respetar efectivamente, en concreto y en la práctica.

“La idea central de La Noble Igualdad está basada en que las leyes y la justicia afectan cada momento de nuestra vida cotidiana; ellas deciden qué puedo hacer y qué no, qué puedo decir y qué no, y qué puedo exigir al Estado como a otros conciudadanos. Nuestro sistema legal es hostil e indescifrable. Las leyes están escritas en un idioma oscuro e incomprensible para el hombre común, y aun para el instruido. Los abogados, jueces y académicos del derecho hablan y escriben en difícil. Buscamos explicar con claridad cómo funciona el sistema legal”, describe el proyecto que abarca una fundación, talleres y el mencionado libro.

¿Cuál sentís que es tu misión como abogado?

No entender un derecho es como no tenerlo. Somos los abogados los responsables de transmitir, en un lenguaje llano y simple, lo que hemos aprendido. Las leyes son hechas y aplicables para las personas, por lo que nuestro rol debe incluir transmitir claramente a nuestra familia, amigos y a la sociedad cuáles son sus derechos y cómo funcionan en la práctica para hacerlos valer.

Fanático de la serie de culto nerd The Big Bang Theory, Santiago consigue tiempo para estudiar la carrera de Economía en la Universidad de Buenos Aires y para escaparse, cada vez que puede, hasta el Cilindro de Avellaneda, cuando juega el club de sus amores.

UN FAN DE LA NUEVA ERA

 

 
Alexis Estévez (29) Ciencias Políticas. 

 

Si tiene que decir en qué le gustaría estar trabajando dentro de cinco años, no duda: “Quiero ser un gran articulador. De organismos, de gente talentosa y de proyectos”. Alexis Estévez es el director de Desarrollo Institucional de la Asociación Conciencia, una ONG dedicada a la formación para la ciudadanía desde una perspectiva integral, que contempla la participación comunitaria y la inclusión social. Desde su rol piensa nuevos proyectos y trabaja en el vínculo de la ONG junto a organismos públicos y multilaterales para incrementar su efectividad e impacto.

“Para nosotros es importante la interacción con actores de múltiples sectores, algo que también comparte el Foro Económico. Para construir proyectos con una genuina visión de desarrollo es fundamental el armado de alianzas multisectoriales”, opina Alexis que formó parte de la última conferencia del WEF en Ginebra, Suiza, y estará presente en el Foro Económico Mundial acerca de América latina que tendrá lugar en Lima en abril. “Para esto trato de actualizarme leyendo publicaciones de política, tecnología, psicología y economía. Ahora estoy leyendo un libro de Daniel Kahneman, sobre los mecanismos de nuestros procesos cognitivos aplicados al desarrollo y uno de Clay Shirky, que analiza con inteligencia procesos que transforman el mundo. Lo interesante es pensar cómo se aplican estas ideas a un país con la excepcional potencialidad de la Argentina”, piensa.

¿Cómo nació tu interés por la política?

En eternas conversaciones que mantenía con mi padre, no sólo sobre política, sino también de economía y desarrollo. De él aprendí lo importante de lo público, los valores necesarios para abordarlos, el respeto por las ideas, la necesidad de innovación en asuntos sociales.

Alexis es un fanático de la era que le toca vivir. Para él, nunca se modificaron de una forma tan dinámica los patrones de la comunicación en todos los niveles, entre los ciudadanos, y de ellos con el ámbito público. “Proyectos hoy muy consolidados, pero que en el siglo XX no existían, como Wikipedia, son transformacionales para la capacidad del ser humano de construir y acumular colectivamente su capacidad cognitiva. Personalmente, planteo como gran desafío para la comunidad de Global Shapers que se trabaje en el futuro de los países emergentes desarrollando una calidad institucional coherente que explote todo su potencial.”

Graduado de la licenciatura en Ciencias Políticas por la Universidad del Salvador y con una especialización en Efectividad en la Administración en una ONG en Australia, Alexis cree que el valor relativo de la universidad va decreciendo. “No estoy seguro de que la educación formal se esté actualizando al ritmo de un mundo en constante transformación. Estamos viviendo un momento muy singular, caracterizado por grandes transformaciones cuyos resultados dependerán de la actual generación y cómo use toda la innovación que hoy es posible a partir de las nuevas tecnologías”, opina.

Además de la lectura, le encanta salir a correr. La música es una constante en el día de trabajo y la elige según su estado de ánimo. También la noción de comunidad es excluyente en todos los ámbitos de su vida. “Soy hijo único y creo que por eso desde muy chico busqué armar comunidad. Los momentos compartidos para mí son los mejores de la vida”..

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR