Archivo mensual: junio 2013

Ideas para dar vuelta al mundo en LNR – junio 2013

Ideas para dar vuelta al mundo

Cómo es la Singularity University, en Silicon Valley, donde están los imaginadores del futuro

Por Martina Rua  | Para LA NACION

Esta singular institución educativa ofrece programas que contemplan cursos de inteligencia artificial, supercomputadoras, nanotecnología, biotecnología y neurociencia, sustentabilidad y energía, entre otras disciplinas. Sus cursadas constan de programas ejecutivos acelerados de 4 días hasta currículas completas de 10 semanas que cuestan entre 8000 y 25000 dólares aunque, aseguran, ofrecen numerosas becas y financiamiento para que nadie se quede afuera. “El propósito de SU es crear una red global de empresarios, técnicos y líderes jóvenes para que participen en la evolución de las tecnologías de punta en beneficio de la humanidad”, resume Salim Ismail, cofundador y director ejecutivo de la casa de estudios, que llegó a nuestro encuentro con un cinturón verde furioso que imprimió a partir de filamentos de plástico derretido en una impresora 3D de objetos, que se lleva todas las miradas por estos días.

El proceso de selección de estudiantes es exhaustivo, y de los cientos de requerimientos que reciben, sólo 80 personas de todo el mundo son seleccionados para pasar el verano en la NASA escuchando a los principales expertos mundiales de cada industria. Se buscan líderes comunitarios y emprendedores que demuestren sus ganas y su pasión por cambiar una realidad opresiva o desigualitaria. Entre los increíbles proyectos que allí surgieron hay un guante que tiene la posibilidad de detectar el cáncer de mama, vehículos voladores no tripulados que pueden entregar comida y remedios en poblaciones remotas, tratamientos de metales para extraer valor de la basura electrónica y hasta una plataforma de juego online para encontrar la cura de la malaria. “Lo más impactante es percatarse del ritmo al que están avanzando ciertas tecnologías. En el mundo de los negocios estamos muy enfocados en el día a día, pensamos en forma lineal, extrapolamos lo que pasó en los últimos dos años y sobre la base de eso proyectamos lo que viene. SU te ayuda a identificar oportunidades o riesgos en un futuro de mediano plazo. Por ejemplo, si empresas como Blockbuster estuvieran atentas a estas tendencias, hubiesen reaccionado antes a la aparición de servicios como Netflix. Esto está pasando en todas las áreas”, opina Pablo Brenner, vicepresidente de innovación de Globant, la empresa de tecnología argentina que ofició de anfitriona en este encuentro en Buenos Aires, y que cursó el programa ejecutivo hace dos años.

La idea de esta singular universidad nació en 2008 de una cumbre de ciencia y tecnología en San Francisco, California, como iniciativa del científico Ray Kurzweil, creador de un software de reconocimiento de voz por computadora, y Peter Diamandis, ingeniero de la Agencia Espacial estadounidense (NASA). A la cumbre de expertos, financiada originalmente por Google y NASA, se le denominó Singularity, concepto científico concebido por el mismo Kurzweil y que se refiere a la aplicación de ciencia y tecnología para acelerar la evolución humana. Entre los que apoyaron su creación con inversiones están Google, Cisco, Nokia, Autodesk y Genetech, entre otras empresas tecnológicas.

Aunque no está enmarcada dentro de la educación tradicional formal -de hecho no puede constituirse como universidad porque su currícula cambia trimestre a trimestre por la velocidad con que avanzan las tecnologías-, Rob Nail, el actual CEO de SU, asegura que éste es un centro distinto a todos. “Primero, nos enfocamos únicamente en tecnologías en aceleración. Segundo, la mayoría de los académicos enseña mirando el pasado, en cómo evolucionó un modelo o cómo se desarrolló una ecuación, nosotros pasamos el 80 por ciento de nuestro tiempo investigando el futuro. Y tercero, no es suficiente venir a capacitarse e irse. Queremos que estudien, tomen acción y hagan una diferencia en su comunidad”, describe.

Entre los primeros argentinos que cursaron el programa de diez semanas están el empresario Santiago Bilinkis, que se transformó en el gran difusor de este establecimiento en la Argentina con charlas y conferencias sobre su estada en la NASA, y Emiliano Kargieman, quien acaba de poner en práctica una idea revolucionaria que trajo de allá. Después de tres años de arduo trabajo, lanzó al espacio el primer nanosatélite celeste y blanco que cuesta hasta mil veces menos que los satélites tradicionales, con fines exploratorios y educativos. “Este es el primer paso para democratizar el espacio. Hasta hoy, los costos de cualquier emprendimiento eran tan altos que redundaban en poca innovación para la industria. El CubeBug (así se llama el pequeño satélite) puede ser diseñado y fabricado por estudiantes universitarios en un cuatrimestre con componentes comunes como una computadora de a bordo, una rueda de inercia y una cámara que tomará imágenes de la Tierra y las estrellas”, explicó quien ya tiene planeado lanzar un segundo satélite en julio. Estos desarrollos posibilitan desde la creación de sistemas para el análisis de plantaciones en el campo hasta detectores de lugares para estacionar el auto, entre otros. En abril último, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires organizó y financió el viaje de 15 emprendedores y empresarios para que asistan a un programa ejecutivo acelerado, entre los que estuvieron presentes Narda Lepes; Inés Bertón, de Tealosophy; el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, y el fundador de Guía Óleo, Esteban Brenman (ver aparte), entre otros.

UN BRINDIS A SU SALUD

Uno de los pilares de Singularity University es su laboratorio de salud FutureMed. Su función es educar y preparar a médicos y altos ejecutivos del área en temas como salud habilitada por Internet, genómica, medicina personalizada, medicina regenerativa, robótica, métodos intervencionistas futuros, neuromedicina y desarrollo de dispositivos y medicamentos. “La medicina se sigue practicando como hace cien años: si te enfermás vas al doctor, que por lo general sólo se especializa en una zona particular del cuerpo. Big Data, por otro lado, nos da una chance única de reimaginar la salud sacándola del hospital, llevándola a la mano de las personas, a sus smartphones”, explica Daniel Kraft, director de FutureMed, mientras toma su iPhone, se lo coloca sobre el pecho y controla a través de una aplicación su ritmo cardíaco y se lo envía a su cardiólogo. El especialista habla de las cuatro p en la medicina del futuro. Y dice que ésta será Predicitiva, Participativa, Preventiva y Personalizada. “Cuando un doctor puede combinar la secuencia del genoma de una persona, con información de su historia clínica, compararla con la de toda su familia, tener en cuenta su ciudad de residencia y qué tan seguido va al gimnasio y verlo en una pantalla en tiempo real tendrá una herramienta extremadamente poderosa para diagnosticar y prevenir”, sentencia.

Otro aspecto excluyente en SU es el papel que juegan la ética y la moral en los avances de cada campo.¿A quién se imputará si un soldado robot autónomo mata? ¿ A partir de cuántos órganos clonados se habla de clonación de humanos? ¿Y si un auto que se conduce solo produce un accidente? El tema es serio: solamente recordemos cuando hace un par de meses, en los Estados Unidos, se fabricó una pistola en 3D que disparaba balas tradicionales y que no requería registro ni llevaba número de serie. Rob Nail asegura que todas las materias de esta universidad dedican una porción importante de su dictado a discutir y generar las bases para las reglamentaciones de las tecnologías del futuro.

Una de las frases que más se escuchan por los pasillos de Singularity es la mejor manera de predecir el futuro es creándolo. En eso están.

EMELINE PAAT-DAHLSTROM

Vicepresidente de Operaciones

 
Foto: Emma Livingston

Graduada en Física, Tierra y Ciencia Espacial, formó parte de la Universidad Internacional Espacial durante 20 años, donde se dedicó por completo a los programas de verano en el mundo entero, en el área de operaciones y capacidades académicas. 

Antes trabajó como directora de Desarrollo de Programa e Investigación para Aventuras Espaciales Ltd, una empresa de turismo espacial que envía a ciudadanos privados a la Estación Internacional Espacial.

DANIEL KRAFT

 

 
Foto: Emma Livingston

Director Ejecutivo de FutureMed, el laboratorio de salud 

Es el experto en medicina del futuro del equipo. Pasó 20 años trabajando en práctica clínica e investigando sobre biomedicina. Graduado de Stanford y Harvard, en SU conduce el programa que investiga el desarrollo de tecnologías y su aplicación en biomedicina.

Especialista en hematología, oncología y trasplante de médula, es comandante de la Guardia Nacional Aérea, donde ejerce como cirujano de vuelo. Inventó el MarrowMiner, dispositivo para la extracción de médula ósea de forma menos invasiva. Fundó RegenMed Systems, compañía que desarrolla tecnologías para terapias regenerativas con células madre.

RAYMOND MCCAULEY

Presidente de Biotecnología y Bioinformática

 

 
Foto: Emma Livingston

Este científico es especialista en bioinformática y ciencia computacional, y cuenta con más de 20 años de experiencia en nanotecnología y genomas. Además de su rol en Singularity University, actualmente participa en diversos proyectos, como BioCurious, donde gestiona el laboratorio comunitario y provee acceso público para el estudio de genomas. 

En el pasado trabajó como director científico de genoma, realizando investigación y desarrollo en genómica personal y aplicando herramientas de trabajo colectivo para el rastreo personal y ciencia ciudadana.

ROB NAIL

 

 
Foto: Emma Livingston

CEO y Fundador Asociado 

Dentro de Singularity University es quien promociona activamente la institución y genera espacios de debate para atraer y captar nuevas ideas y a las personas a quienes se les ocurren. Siempre se lo puede encontrar involucrado en algún proyecto, comenzando o construyendo algo, fundando un emprendimiento o simplemente asesorando.

Antes de unirse a SU, cofundó Velocity11 en 1999, donde construyó un equipo automatizado y desarrolló ingeniería robótica para la investigación de cáncer y la realización de descubrimientos en medicina. Actualmente es cofundador de Alite Designs e inversionista tecnológico.

SALIM ISMAIL

Cofundador y Director Ejecutivo

 

 
Foto: Emma Livingston

Después de pasar cuatro años como CEO de Singularity, Salim Ismail ahora se dedica a evangelizar sobre el trabajo de la organización a través de todo el mundo. Entre 2007 y 2008 fue el vicepresidente de Yahoo!, donde lanzó y puso en funcionamiento Brickhouse, la incubadora interna de la compañía. Su equipo analizó más de 3 mil ideas en torno de la empresa y lanzó cuatro productos principales. Su última compañía, Ångströ, fue vendida a Google en agosto de 2010. También está en el directorio de Breakthrough, organización que defiende los derechos humanos a nivel global, lucha por la igualdad y la justicia social.

 

Opinión

Así lo viví

 Por Esteban Brenman  | Para LA NACION

Durante las exposiciones recorrimos sorprendentes novedades en biotecnología, medicina y energía. Vimos cómo los costos de la energía y la tecnología bajan a una velocidad tal que no sería descabellado pensar que, al fin de la década, fueran prácticamente gratis. Aprendimos sobre robots que ya pueden hacer casi cualquier tarea específica mejor que un humano. Y eso incluye manejar: el auto creado por Google ya recorrió más de 300.000 kilómetros por las rutas y calles de California sin que haya tenido que tomar el volante un ser humano. O que Apple instalará un millón de robots en sus plantas en China en los próximos tres años. El cambio que viene afectará la vida de todos los habitantes del planeta, para bien y para mal. Según World Hunger Education Service, existen hoy 925 millones de personas que pasan hambre en el mundo. Si esta revolución puede servir para eliminar este hecho trágico bienvenida sea. Pero hay un mal antecedente: desde 1995 se ha incrementado el número de personas con dificultades para alimentarse en más de 150 millones.

Andrew Hessel, biólogo e informático, contó que su trabajo es descifrar y manipular el ADN para que puedas “curar una enfermedad o mejorar un aspecto específico de tu cuerpo inyectando un virus programado en un laboratorio”. Es claro que se presentan interrogantes éticos que tendremos que resolver en un futuro impensado donde el individuo tendrá mucho más poder. De nosotros depende lograr, con estos avances, un mundo más justo y con menos sufrimiento para todos..

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR