Archivo mensual: agosto 2014

Entrevista Emiliano Kargieman, CEO Satellogic Agosto 2014, diario Perfil

EMILIANO KARGIEMAN, CEO DE SATELLOGIC  

Fue hacker y hoy revoluciona la industria con sus satélites

Todavía no llega a los 40, pero ya creó tres empresas tecnológicas de éxito

  • Por Martina Rua | 24/08/2014 | 09:33
 
Creativo. Emiliano Kargieman trabajando en el desarrollo de un nuevo satélite. Su empresa tiene oficinas en Buenos Aires, Bariloche y Córdoba.

Creativo. Emiliano Kargieman trabajando en el desarrollo de un nuevo satélite. Su empresa tiene oficinas en Buenos Aires, Bariloche y Córdoba. | Foto: Juan Obregón

Eran las tres de la mañana cuando se despertó con una idea que, supo, cambiaría la industria espacial mundial. Tomó un papel, empezó un bosquejo apurado de una red de satélites en miniatura y despertó a sus compañeros de habitación en la NASA, donde pasaba unas semanas de estudio, para compartir ese “momento eureka”.

Aunque todavía no cumplió 40 años, Emiliano Kargieman ya exhibe un gran currículum: fue matemático, hacker, empresario e inversor tecnológico. Hoy lidera Satellogic, una compañía única en su campo que fabrica nanosatélites hasta mil veces más económicos que los existentes, con los que espera dar servicios de obtención de datos en tiempo real y análisis de imagen y video alrededor del mundo mediante una “constelación” de satélites para 2016.

Esta semana fue elegido como nuevo emprendedor Endeavor por un directorio internacional, reconocimiento que asegura que es “formalizar” una relación de hecho que lleva muchos años. Junto a un socio y treinta empleados trabaja en las oficinas que la empresa tiene en Bariloche, Córdoba y Buenos Aires, con colaboradores en Israel y EE.UU.

Kargieman conversa con PERFIL en sus oficinas de Palermo. En los pasillos hay pedazos de satélites y chapas. Tres ingenieros jóvenes caminan en medias sobre la alfombra, miran las ondas que muestra una pantalla y conversan. La música en volumen alto completa un ambiente descontracturado.

— Ya tienen tres satélites en órbita. ¿Cómo sigue el plan de ‘hackear el espacio’, como solés presentar tu trabajo?
—Este es un gran momento porque terminamos la fase de prueba con la puesta en órbita del tercer nanosatélite hace un par de semanas, que ya entrega imágenes y video en altísima calidad. Comienza la primera fase de rediseño y proyección de 15 nuevos nanosatélites que empezaremos a desplegar a mediados de 2015.

—¿Qué es lo diferente de esta propuesta sobre lo que se viene haciendo en materia espacial en el mundo?
—Estamos trayendo a la industria espacial prototipos incrementales de la industria informática. Un nuevo paradigma que nos permitirá minar el espacio de satélites con componentes originalmente ideados para otras cosas, como un teléfono, videograbadora o PC. Pensamos en constelaciones y redes de sensores alrededor del mundo. El objetivo final es poder dar imágenes y videos en tiempo real de cualquier parte del mundo. Con 15 satélites llegamos a dar información cada hora y media.

—¿Cuáles son los servicios que planean ofrecer con esa tecnología?
— Desde Satellogic nos concentraremos en dos industrias: petróleo y gas y agro. La idea es hacer monitoreo y análisis de seguridad que hoy no se puede realizar por lo elevado de los costos. Pero la plataforma será abierta para que cualquiera pueda crear aplicaciones para lo que sea, desde encontrar estacionamiento hasta ver cómo están las olas para surfear.

—¿Cómo evalúas el actual momento de la política espacial argentina?
—Creo que las agencias espaciales históricamente tenían un rol de ser las que desarrollaban la tecnología y la ponían en órbita, y eso ahora es más compartido con empresas privadas. En Argentina tenemos una tradición espacial súper rica, y esfuerzos como el nuevo lanzador (Tronador II) y el apoyo a distintos proyectos darían la sensación de que el plan nacional espacial está en su mejor momento histórico.

—¿Cuánto tiene que ver con tu presente tu paso por Singularity University, en la NASA?
—Antes de hacer esa experiencia sabía que quería trabajar en algo que tuviera un impacto en los grandes temas de la humanidad, como la distribución y producción de alimentos o la energía. Esas semanas allí rodeado de tanta gente talentosa, en un ámbito como la NASA tan ligado a lo espacial, fueron el lugar propicio para que una intuición de años tomara forma.

—¿Pensás que el hombre va a llegar pronto a Marte?
—Como seres humanos tenemos el imperativo moral de salir de la Tierra a “backupear” este mundo en otro lado. Existe un riesgo importante de que la humanidad desaparezca si no hacemos algo. Si tuvimos la tecnología para hacerlo, que la tenemos, y no hicimos algo somos unos boludos. Creo que en los próximos veinte años o antes lo haremos. Hay personas muy interesantes como Elon Musk trabajando en eso.

—¿Qué queda en este Emiliano de casi 40 años del hacker de los 18?
—Yo sigo siendo un hacker, porque intento trabajar mirando la tecnología desde otro lado. Vos mirás tu teléfono celular y ves eso y yo pienso que puedo hacer un satélite con él. La tecnología te la venden con ciertas etiquetas que te dicen para qué sirven, y creo que tenemos que cuestionar esas etiquetas para controlar la tecnología. Eso es el espíritu hacker. Satellogic es un grupo maravilloso de hackers.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario Perfil

Jimmy Wales, el señor Wikipedia Revista, La Nación Julio 2014

Jimmy Wales, el señor Wikipedia

Por Martina Rua  |  LA NACION

Creo la mayor enciclopedia online; su trabajo despierta admiración y también críticas. Guardián del libre conocimiento, pelea contra la censura y no gana fortuna

Llevar el conocimiento a todos los rincones del planeta de manera libre y gratuita. Esta es la idea que tuvo Jimmy Wales, con la que se metió para siempre en la historia de Internet. Su creación, Wikipedia, la principal enciclopedia digital global que se construye de manera colaborativa, es una de las mayores innovaciones del mundo digital. Con más de 30 millones de artículos, es la quinta página más visitada del mundo y su importancia como herramienta educativa y de reservorio de conocimiento no para de crecer.

Wales habla con la Revista desde Londres, vía Skype. Allí vive hace dos años, con su actual (y tercera) esposa, y con su segunda hija, de nueve meses. Wales está acostumbrado a hablar con la prensa y se prende de frases que repite calcadas en entrevistas. No tiene problema en entregar monosílabos si el tema lo incomoda, especialmente cuando se trata de alguna crítica a su trabajo o temas personales. Su nombre comenzó a sonar hace unos diez años, a medida que Wikipedia crecía. Pero hay historia antes de eso.

Jimmy Donal Jimbo (es su apodo) Wales nació hace 47 años en Alabama, Estados Unidos. Su padre era comerciante y su madre maestra, con la que Wales estudió buena parte de sus primeros años escolares y de quien tomó mucho de su amor por el conocimiento. Más tarde estudió Finanzas en la Universidad Auburn y un doctorado en la Universidad de Indiana. Trabajó como asesor financiero en Chicago Options Associates donde, aseguran, hizo una buena fortuna. Al menos, esto es lo que muestra su página de Wikipedia. El germen de Wikipedia, cuenta el mismo Wales, nació en su casa cuando miraba las pesadas enciclopedias y les marcaba con stickers las entradas actualizadas.

En 1996 abrió su propia compañía, un sitio de contenidos eróticos llamado Bomis. Más tarde, en sus años públicos fue consultado sobre la razón de elegir ese mercado y él lo describió como “un motor de búsqueda más bien destinado a los jóvenes”. Las chicas con poca ropa le generaron ganancias para mudarse a San Diego a surfear el boom de Internet y fundar Nupedia, una enciclopedia online con revisión de pares, con contenidos escritos por académicos y expertos que fue, sin duda, el embrión de Wikipedia. Transcurría el año 2000 y Jimmy ya estaba con su segunda esposa, Christine, con quien tuvo a su hija Kira.

Nupedia no prosperó y muchos de sus socios apostaron al crecimiento de Bomis, pero Wales se obsesionó con la idea de una enciclopedia abierta y se focalizó de lleno en eso. Así, el 15 de enero de 2001 nació www.wikipedia.org

AL ALCANCE DE TODOS

Wikipedia está creada como una wiki: permite a los usuarios crear colectivamente su contenido y editarlo. De hecho, más de un millón de personas han editado al menos un artículo. Lo distintivo de esta plataforma es que cualquier persona puede editar una publicación, mientras existe una gran comunidad de más de 80.000 voluntarios alrededor del mundo que velan por la edición de los contenidos para evitar publicidad de empresas o personas, información malintencionada y errores.

De este devoto ejército pende la veracidad y el mantenimiento de las más de 30 millones de entradas que existen en la actualidad. Como en toda comunidad no faltan las luchas de egos y de distintas miradas sobre información en las que se arman largos debates que se pueden seguir al costado de cada publicación. Cuando una disputa levanta demasiado revuelo recurren a Jimbo como si fuese un brujo sabio o el padre que mediará entre una pelea de hermanos, porque a pesar de tener múltiples roles dentro y fuera de Wikipedia, Wales participa activamente en el sitio. “Edito contenido en Wikipedia todos los días, me apasiona hacerlo y lo haré todo el tiempo que pueda”, dice.

La burbuja de Internet explotó cuando Wikipedia apenas dejaba de gatear. Entonces Wales giró el timón y en junio de 2003 anunció la creación de la fundación Wikimedia para mantener la operación. En cada país, la fundación es la encargada del desarrollo de Wikipedia y otros productos, como Wikidata, Wikcionario, Wikiviajes y Wikilibros. En la Argentina, la fundación funciona desde 2007 (ver recuadro).

A 13 años de su nacimiento, Wikipedia está hoy disponible en 285 lenguas, y tiene más de 20 mil millones de páginas vistas y más de 516 millones de visitantes únicos al mes. Es la quinta página más visitada del mundo, después de Google, Yahoo, Microsoft y Facebook. Se estima que si aceptara publicidad en su sitio valdría más de 5 mil millones de dólares.

EDITOR CON PRIVILEGIOS

La popularidad de Wales creció junto con la de su creación y en pocos años fue nombrado, por ejemplo, como una de las personas más influyentes por la revista Time y como joven líder global en Davos. El destino llevó a este hombre, que hasta los 37 años no había salido de los Estados Unidos, a pasar buena parte de su vida en conferencias por el mundo, pero sin gozar de la fortuna de los Silicon Valley Boys. Según el New York Times, su cuenta apenas supera el millón de dólares, incluidas las acciones de su empresa Wikiaun, servicios de hosting que aloja gratis páginas de Internet.

Entre las críticas que recibe Wales se le achaca haber modificado en más de una ocasión publicaciones de Wikipedia sin seguir el protocolo de la plataforma, que es que para hacer una entrada o modificación se requiere de información fáctica atribuible a un material previamente publicado, que debe ser citado. En 2005, por ejemplo, Wales corrigió su propia biografía, que tenía un error en su fecha de nacimiento. “Siento decir que esta información es inverificable, quizá debería subir una nota de mi mamá como evidencia”, intentó bromear, pero fue ampliamente criticado por la comunidad wikipedista.

Otro conflicto gira en torno de la cofundación de Wikipedia, de la que Wales asegura ser el único responsable. En 2000, Wales contrató a Larry Sanger, un académico defensor del software libre, para trabajar en el lanzamiento de Wikipedia. La idea de que todo el mundo, y no sólo expertos, pueda editar el contenido se le atribuye a Wales, pero Sanger insiste en que fue él quien determinó el nombre Wikipedia y que es el cofundador de la plataforma. De hecho, así es nombrado en su página de Wikipedia. La Revista se comunicó con Sanger, quien declinó de hacer comentarios sobre Wales o sobre el episodio en particular. Sin embargo, su opinión queda clara en su blog Larrysanger.org, donde comparte una lista de links y artículos donde informa acerca de su rol de cofundador.

Wales está metido en la cocina diaria de Wikipedia, quizá demasiado. Conoce a los editores y miembros de la fundación, y es común verlo en los encuentros anuales que celebran (donde es venerado como un mesías), llamar a los asistentes por sus nombres o hacer referencias a temas personales en medio de las multitudinarias conferencias. Wales entrega un speechmotivacional donde repasa país por país los hitos alcanzados -cantidad de artículos, idiomas agregados, ediciones revisadas-, que son festejados por los asistentes como en un gran campamento scout.

¿Usted tiene hobbies?

No.

¿Algo? ¿Algún deporte?

No. Estar en Wikipedia es mi hobby.

Entre sus viajes visita dos veces al mes a su hija Kira, que vive junto a su madre en Florida. Al hablar de la niña, afloja por fin su tono de voz. “Con ella somos muy cercanos y nos gusta hacer volar pequeños drones como diversión.” Sobre su segunda hija, de nueve meses, agrega: “Por ahora, sólo damos paseos por el parque”. Hace dos años se casó con Kate Garvey en Londres, conocida en la ciudad por ser la ex secretaria de Tony Blair, que también fue directora en la firma de relaciones públicas Freud Communications, del bisnieto de mismísimo Sigmund Freud. Su mudanza a Londres ocasionó un gran movimiento en su agenda diaria y aún busca, asegura, cómo balancear todas sus responsabilidades y temas personales.

¿Cuesta mantener Wikipedia sin publicidad?

Es habitual ver las campañas de pedido de ayuda económica en la página de inicio. La mayor parte de las donaciones proviene de los usuarios, donantes pequeños que hacen posible que Wikipedia exista. Además, organizamos eventos para recaudar dinero, pero son los usuarios los principales benefactores.

Que Wikipedia pertenezca a todos -¿o a nadie? ¿O a Wales?- es un arma de doble filo. Esta empresa colectiva hace que nadie gane dinero, pero, según Wales, esto hará que la enciclopedia trascienda y dure más que Facebook o Twitter. A su vez, si un día Wales despertara con el signo dólares en su cabeza, podría intentar abrir su plataforma a algún tipo de apoyo publicitario. Pero eso podría generar una revuelta en la granja global de voluntarios, quienes no reciben ningún tipo de pago.

El diseño y la manera de mostrar los contenidos ha cambiado muy poco desde su lanzamiento. ¿Planean alguna evolución hacia algo menos estático, más atractivo?

Estamos cambiando la tecnología para una mejor navegación, pero no esperamos muchos cambios de diseño. Nos gusta así y no queremos parecernos a Facebook ni a nada por el estilo.

Algo que a Wales le pone los pelos de punta es la pregunta recurrente acerca de la posibilidad de certificar de algún modo los artículos, para mostrar cuáles han sido desarrollados por expertos en el área específica. “Es lo que considero un pensamiento totalmente incorrecto. Esa noción de que para tener la mejor información hay que tener un experto certificado atrasa. Sí hay mucha evidencia de que tener la mejor información parte de tener un diálogo pensado, libre y público”, asegura.

Cuando comenzó el proyecto, muchos sugerían subir el contenido de la Enciclopedia Británica de 1911 y tomarlo como punto de partida. Pero Wales lo rechazó. “Podrías pensar: está bien, ¿qué puede haber cambiado sobre, por ejemplo, Julio César desde entonces?‘ La respuesta es: mucho. Las miradas sobre los acontecimientos evolucionan, por eso creo que Wikipedia es a prueba de futuro, porque está siempre evolucionando”, enfatiza.

Otra crítica que se repite en foros y sobre la que Wales ha sido largamente consultado es que muchos de los artículos parecen ser poseídos por unos pocos editores de estilo dictatorial, que sólo quieren expresar su visión. Anna Torres, directora ejecutiva de Wikimedia Argentina, sale al cruce de estas acusaciones. “Wikipedia es democracia. Cualquiera puede editar un contenido si puede fundamentar su aporte con fuentes confiables. Wikipedia ofrece herramientas para evitar el sesgo de pocos y se pone a discusión todo lo que sea necesario”, describe. Wales ha reconocido que muchas veces se inician pujas entre los editores y sus distintas maneras de entender la información, lo que considera sano y “diferencial de Wikipedia”.

Wales ha visitado la Argentina varias veces. Es amigo del empresario Martín Varsavsky, fundador del portal Educ.ar, a quien en 2009 le hizo un regalo especial por su casamiento. “Después de contarle las dificultades que Educ.ar atravesaba, intentando asegurar el acceso a Internet de las computadoras que habíamos distribuido por los colegios, Jimmy nos sorprendió con una versión offline de Wikipedia en español”, cuenta Varsavsky desde su casa en España. El desafío no estaba en meter todo el contenido de Wikipedia en un soporte -de hecho entra todo el en un DVD-, sino en desarrollar un lector offline que proporcionara las funciones básicas de búsqueda y presentación, utilizando sólo software libre/abierto. “El anglicismo selfmademan suele referirse al dinero. Pero en el caso de Jimmy se refiere a conocimiento. Él es un hombre culto autoeducado, que creó Wikipedia para poder aprender donde sea que esté. Y de paso logró que todos pudiéramos hacer lo mismo. Hoy, la vida sin Wikipedia es inconcebible”, cierra Varsavsky.

CONTROVERSIA Y UTILIDAD

También Wikipedia es frente de importantes críticas, en especial se cuestiona la calidad de la información que allí se aloja y los contenidos erróneos o malintencionados que por momentos ofrece. En sus 13 años de existencia hay mucho análisis de Wikipedia como herramienta colaborativa. Se ha estudiado en tesis doctorales, trabajos universitarios y hasta existe un documental holandés, The Truth According to Wikipedia, que examina su fiabilidad y la dicotomía entre el uso de expertos frente a editores aficionados.

Para Santiago Kalinowski, director del departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras, los resultados que se pueden extraer difieren mucho en calidad y por eso no es justo criticar o alabar todo el cuerpo de contenidos. “Es verdad que uno puede encontrarse con artículos muy malos, pero también está lleno de excelentes obras curadas por expertos en temas muy específicos”, opina. El lingüista también señala la obra en inglés como muy superior a los contenidos en español y en otros idiomas. Según Kalinowski, el usuario debe aprender a distinguir entre los buenos y malos contenidos. “Pero de ninguna manera me pararía como un detractor de esta herramienta, que es realmente abarcativa y útil para esparcir conocimiento.”

ASUMIR NUEVOS ROLES

Éste es un año de cambios para Wales. En enero se unió como codirector de The People’s Operator (TPO), una empresa de telefonía inglesa que se autoproclama como la primera telefónicaética. De lo que le cobra a sus clientes dona el 10% a la ONG que éste decide y se compromete a donar a su vez el 25% de sus ganancias. “La propuesta es realmente distinta. Mucho de mi trabajo será conversar con las ONG y los organismos, para hacer conocer el concepto de negocio responsable”, explica.

Según Wales, la empresa se expandirá este año hacia los Estados Unidos y luego a otros mercados aún no definidos. Sobre cómo impacta esto en su rol en Wikipedia, asegura que no será problema. “Estoy habituado a trabajar part-time en distintas cosas y no dejaré de trabajar en Wikipedia. Quizá viaje menos, lo que son buenas noticias para mi mujer”, bromea. Otro proyecto ligado a la telefonía es Wikipedia Zero. “Estamos negociando con las operadoras telefónicas para entregar Wikipedia sin cargo en muchos países africanos y otras regiones en desarrollo. Con teléfonos muy económicos, de 40 dólares o menos, la penetración en África no para de crecer.”

Entre las múltiples personalidades que caben dentro de Wales, una es la de vocero en temas de regulación de Internet. Tomó un rol preponderante este año, cuando la Corte europea le exigió a Google que desarrolle mecanismos para que las personas tengan derecho al olvido en Internet y puedan pedir que se quite información propia, lo que Wales considera “un peligro y censura de conocimiento”.

“Eso no es un derecho a ser olvidado, es aparentemente un derecho a censurar información que no nos gusta”, dice. Lo cierto es que en Europa Google recibió más de 12.000 pedidos en un único día de revisión de información y dijo que procesaría uno por uno cada uno de los pedidos. Todo indica que esto generará grandes debates acerca de cómo avanzar en la regulación de Internet. Además de lanzar el formulario formal de pedido de retiro de información, Google anunció la formación de un comité asesor con expertos externos a la compañía, entre ellos profesores de ética, abogados especialistas en derechos civiles y figuras de la escena global tecnológica, como Jimmy Wales. “Creo que será muy interesante lo que podamos pensar y poner a discusión. No actuaremos sobre requerimientos específicos. Haremos recomendaciones no sólo a Google, sino también a los legisladores y el público en general”, explica.

¿Tendrían que tener los usuarios algún derecho de pedir que su información sea removida del dominio público?

En el caso de que sea información no difamatoria conseguida de manera legal y que no viole la ley, no creo que tenga que haber ningún derecho defendible a censurar lo que otras personas están diciendo. Creo que es importante que no hablemos de información, porque de lo que realmente estamos hablando es de la supresión de conocimiento.

Para hablar del futuro de la tecnología, aclara que no se considera un gran visionario. Pero ve una próxima década liderada por el crecimiento de los dispositivos móviles y las aplicaciones para ellos, con una especial penetración en países en desarrollo. “Creo que tiene que venir un cambio drástico en la interacción y las interfaces con los televisores también. Espero que desaparezcan los 800 botones de los controles y que sea mucho más intuitivo.”

LA FILIAL LOCAL

  • Wikimedia Argentina nació en 2007. Su rol es impulsar proyectos locales para la difusión del conocimiento libre, en particular. Dentro de las actividades busca aumentar la comunidad de editores locales y de artículos en español en Wikipedia, a través de digitalización de archivos, capacitación docente y talleres de edición, entre otros. “El esfuerzo en promover instituciones culturales argentinas está íntimamente ligado con la democratización del saber y el acceso a la cultura. Las bibliotecas, los museos, archivos y las galerías de nuestro país son aliados esenciales en la búsqueda de una construcción del conocimiento verdaderamente participativa, para poner en relevancia la producción cultural autóctona”, explica Anna Torres, directora ejecutiva.
  • Entre las actividades se realizó en junio una Editatón del Exilio Español en Argentina junto a sobrevivientes de la experiencia del desarraigo en la posguerra. El evento se realizó en simultáneo con Wikimedia México con el objeto de recuperar y compartir el capital cultural de los exiliados españoles, que encontraron en nuestro país el refugio para sus experiencias y sus vidas, y participaron editores y voluntarios.
  • La Argentina tiene el 12,8% del total de ediciones en Wikipedia en español.

WIKIPEDIA EN NÚMEROS

  • 30 millones de artículos
  • 285 idiomas
  • 516 millones de visitantes únicos

.

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR