Archivo de la etiqueta: tecnología

El acomodador Entrevista Reed Hastings LNR Abril 2014

El acomodador

Adaptó una empresa de alquiler de películas por Internet y creó Netflix, un servicio para ver films y series online, cómo y cuándo el espectador quiere. ¿Quién es Reed Hastings, el hombre que está creando la televisión del futuro?

Por Martina Rua  | Para LA NACION

 
Foto gentileza Netflix. Foto: LA NACION 

Cuando terminó su reunión en la Casa Blanca con Barack Obama, salió apurado del Salón Oval y llamó por teléfono a su mujer: “¡Es todo idéntico a House of Cards!”, dijo emocionado, como un fanático más de la serie. Es que desde hace tres años, Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix, se mueve como un turista que está redescubriendo su propia tierra.

La inmensa popularidad que cobró su servicio global de streaming de contenidos (que brinda la posibilidad de ver películas y series online sin descargarlas) lo puso en el centro de la escena tecnológica de la que forma parte desde hace más de 30 años. Conversa telefónicamente con la Revista una tarde lluviosa de abril desde el pequeño poblado de Los Gatos, en Silicon Valley, California. Allí, en la casa central de Netflix, son las 16.30, y aunque su agenda está trazada con precisión milimétrica, Hastings no tiene prisa. Habla tranquilo y bromea cada vez que la ocasión lo permite. Hace silencios significativos antes de hablar de su empresa y del futuro de la industria del consumo de entretenimiento.

Sin pensarlo demasiado y si repasa rápidamente los últimos dos años, ¿cuáles son los primeros sentimientos que surgen?

Estoy muy feliz, el hecho de que la compañía sea tan aceptada y popular en tantos países, que la gente ame ver contenidos en Internet cómo y cuándo quiere. Es todo muy nuevo para mí, que las personas me reconozcan por la calle y me digan cuánto les gusta una serie no deja de sorprenderme. Además, conozco a gente increíble y creativa todo el tiempo.

Wilmont Reed Hastings Jr., dice el documento de este hombre de 53 años, oriundo de Boston, Massachusetts, que para hablar del germen de su espíritu emprendedor y aventurero se remonta a sus 22 años. Luego de un fugaz paso por el cuerpo de marines viajó a Suazilandia, en África, donde trabajó como maestro de matemáticas por dos años como miembro del Cuerpo de Paz de los EE.UU. Luego de aquella experiencia fue aceptado en la Universidad de Stanford, donde estudió ingeniería informática. Ya con el mote de joven Silicon Valley se lanzó a fundar su primera compañía en 1991, a la que llamó Pure Software, dedicada al desarrollo de sistemas, la que creció rápidamente, quizá demasiado para su falta de experiencia. En poco tiempo pasaron de 10 a casi 700 empleados, y Hastings, que se sintió sobrepasado por la situación, le pidió en dos ocasiones al directorio de su compañía que lo reemplace, pedido que fue desoído y que moldeó al ideólogo de Netflix en un hombre de negocios, además de un experto técnico. En 1995 la compañía se hizo pública y empezó a cotizar en la Bolsa. Siguió una fusión con otra empresa que dio como resultado a Pure Atria, que finalmente fue adquirida por una tercera, Rational Software, en 1997. Y aunque Hastings quedó como el referente técnico, al poco tiempo, y desencantado por la creciente burocracia, decidió alejarse para comenzar a darle forma a su siguiente startup: Netflix.

Junto a su socio, Marc Randolph, fundó en 1997 una compañía que ofrecía alquileres de DVD a través de Internet. La primitiva Netflix comenzó a crecer a paso firme y a evolucionar según lo que le dictaba el mercado. Agregó así un servicio de suscripción mensual que permitía el alquiler ilimitado de títulos hasta que, diez años más tarde, en 2007, se estrenó el servicio de streaming, con lo que comenzó una rotunda reconversión hacia una plataforma digital que sacudió a la industria del entretenimiento y del consumo de contenidos a través de Internet. Con una cuota mensual que cuesta menos que una entrada al cine (8 dólares, o su valor similar en cada moneda local), el usuario puede consumir más de 120.000 títulos de shows televisivos, películas y series con una experiencia totalmente personalizada: desde el dispositivo que quiera, a la hora que quiera y por la cantidad de tiempo que se le antoje.

Su negocio simplifica y ofrece una manera legal de consumir contenidos a través de Internet. Netflix posee en su catálogo contenidos de terceros (grandes y pequeños estudios de televisión y películas, mayormente) por los que paga una licencia para ofrecerlos en su catálogo. Con ese servicio logró más de 30 millones de usuarios en todo el mundo. Entonces, el año último dio un paso más en su camaleónica personalidad y se puso el traje de productor de contenidos. Hastings fue el encargado de anunciar su decisión de invertir 100 millones de dólares para realizar las dos primeras temporadas de House of Cards con la condición de que se viera exclusivamente en su plataforma. La serie, protagonizada por Kevin Spacey y dirigida por David Fincher, excedió todas las expectativas; fue la primera distribuida sólo en Internet en obtener una decena de nominaciones a los premios Emmy. Este acierto le dio a la empresa 20% más de abonados. Hoy Netflix cuenta con 44 millones de suscriptores.

Su competencia es toda y es ninguna. HBO es la que más se le está pareciendo en la oferta por su plataforma de demanda online GO, pero en realidad toda la industria del entretenimiento y los fabricantes de dispositivos (desde televisores hasta consolas de juego) están preparando opciones de contenidos en línea. Hasta Yahoo, que sigue buscando su nueva identidad, se apunta como competidor. La compañía está a punto de encargar cuatro web series, comedias de entre 30 minutos y 10 episodios de duración que estarán escritos por directores y guionistas con experiencia en televisión. Además están los sitios de descargas y de streaming que posibilitan la visualización de material, pero sin un marco legal que los contenga. Algunas quejas de los usuarios suelen referirse a la falta de estrenos, que por lo general llegan a la plataforma digital luego de un año de su estreno. Y claro, Hollywood no quiere perder su tajada.

¿Cuál es su opinión sobre servicios de streaming como Cuevana o PopCorn Time, que entregan una experiencia similar a la de Netflix?

Queremos contratar a los desarrolladores de software de Cuevana y de PopCorn Time, son obviamente personas muy talentosas, nos encantaría darles un lugar y la tecnología necesaria para trabajar en una plataforma para crear contenido legal. Definitivamente los queremos en Netflix.

¿Y cómo es su relación con los grandes estudios de Hollywood?

Nuestra relación es muy buena mientras les escriba abultados cheques [ríe]. A ellos les encantan los grandes clientes y mientras licenciemos muchos contenidos de ellos tenemos una genial relación. Pero también seguiremos desarrollando más y mejores contenidos exclusivos de Netflix.

Para entender el fenómeno Netflix hay que analizar un combo de aciertos e innovación aplicada. Series sin cortes publicitarios y la posibilidad de darse una panzada de capítulos dejando el sillón sólo para ir al baño o para preparar más pochoclos, son algunas de las características más elogiadas por los usuarios. El primer mes de servicio es gratis y resulta un incentivo para probar la experiencia que sorprende por la simplicidad de uso y la calidad de imagen y servicio. Para recomendar nuevas películas a sus suscriptores, Netflix aplica un algoritmo que utiliza inteligencia artificial que aprende del uso que le da cada usuario a la plataforma. En 2006 Hastings lanzó una iniciativa que premiaba con un millón de dólares a aquella persona o grupo que lograra mejorar la recomendación automática en un 10%. “Tenemos mucha gente muy inteligente trabajando en Netflix, pero nos dimos cuenta de que también había mucha gente inteligente afuera. Entonces pensamos en hacer el concurso. Pasaron dos años hasta que un maravilloso grupo de investigadores lo ganó. Eran estudiantes austríacos, profesores de Quebec, investigadores de Nueva Jersey. La primera vez que se conocieron las caras fue cuando vinieron a cobrar el cheque: todo lo que habían aportado había sido online“, cuenta Hastings.

Sin embargo, antes de tanto éxito hubo turbulencias. En 2011, mientras cambiaba una vez más de piel, Netflix sufrió una desvalorización de más del 50%. El intento de Hastings de separar sus negocios online y de alquiler de DVD desorientó a a sus clientes, y a menos de 20 días de haber anunciado Qwister, la pata de alquileres de DVD físicos, se dio marcha atrás con la decisión. La pena duró poco, porque la apuesta de ir por los contenidos propios puso a Netflix al frente de la innovación en entretenimiento digital en pocos meses.

¿Cómo cambió su trabajo diario la rápida expansión de Netflix a más de 40 países?

Es bastante similar. Internamente la mayor parte del tiempo me reúno con los diferentes equipos de trabajo. Pensamos cómo hacer mejores contenidos, cómo mejorar la experiencia del usuario y también trabajamos mucho sobre nuestra cultura interna, que es pilar fundamental para contar con tanta gente creativa (ver aparte). Cuando viajo sí es muy distinto y tengo la posibilidad de conocer gente increíble todo el tiempo, que es una de las cosas que más me gustan.

Además de ser la cabeza de Netflix, Hastings, casado y padre de dos hijos, forma parte del directorio de Facebook, mismo puesto que ocupó también en Microsoft por más de cinco años hasta 2012. Es miembro también de Technology Network, una red de ejecutivos que promueve el desarrollo de la innovación y la tecnología en EE. UU. Aunque no lleva su actividad filantrópica con un alto perfil, Hastings sostiene un compromiso de más de dos décadas con el sistema educativo de California. A través de importantes donaciones, participación política y como consejero, centra sus esfuerzos (y dinero) en las reformas de la educación secundaria a través del tiempo. Fanático de Mad Men, Hastings casi no consume nada de la televisión tradicional. La entrega de los Premios Oscar y algunos partidos de fútbol americano son la excepción. En Netflix sus preferidas sonOrange is the New Black y algunas películas de culto. Para informarse lo hace a través de sitios en Internet.

Como referente tecnológico, viajó el mes último a Washington a reunirse con el presidente de los Estados Unidos junto a los CEO de Yahoo, Google y Facebook, entre otros. Obama quería saber, de primera mano, cuáles eran las principales preocupaciones de este grupo de titanes vinculadas al espionaje descubierto por Edward Snowden por parte de la Agencia de Seguridad Nacional sobre la información de miles de usuarios. “No se trató de un acuerdo específico, el presidente quería saber y entender el impacto de esto para luego avanzar sobre diferentes acciones”, aclara Hastings.

Otro tema con tinte político en el que Hastings lleva una fuerte voz está relacionado con la neutralidad de la Web, concepto en boga que se refiere al tratamiento igual que debería tener todo el contenido que circula y la necesidad de que llegue de un punto a otro sin sufrir modificaciones o interferencias. En el medio de esta discusión global, Netflix hizo un acuerdo con Comcast, la compañía proveedora de servicios televisivos por cable más grande en los Estados Unidos, para que su tráfico llegue con buena calidad a los hogares de sus suscriptores, lo que inevitablemente les da un acceso preferente. Netflix -Hastings, en realidad- describió el accionar de la compañía en su blog corporativo y la describió como una acción en el corto plazo. Una maniobra compleja que en el largo plazo podría herir de muerte a los competidores que no puedan pagar para mejorar su servicio.

¿Cree que es justo pagarle a Comcast para llegar con mejor calidad que otros servicios a los hogares?

Sí, creo que es justo. ¿Por qué no lo sería? Nosotros no pagamos para tener acceso prioritario en contra de nuestros competidores, sólo pagamos por interconexión para que nuestros usuarios vuelvan a tener una buena experiencia de uso.

Pero no todos los jugadores del mercado pueden pagar para llegar a los hogares con mayor velocidad y esto podría debilitar a jugadores más pequeños.

“Netflix cree fuertemente en que la neutralidad de la red es crítica; en el corto plazo sólo pagaremos en algunos casos para proteger la experiencia del usuario. Comcast ha sido un defensor de la neutralidad de la red y contamos con ellos para que así continúen.”

Para que los usuarios puedan ver cuál es la velocidad con la que su operador de Internet trabaja desarrolló un índice de velocidad de los ISP (proveedores de Internet), del cual se desprende que los proveedores de Internet de la Argentina son los más lentos en la comparativa global.

El contenido es el rey y todo indica que está lejos de abdicar. Así lo cree Hastings, que apuesta por más contenidos exclusivos para su plataforma con anuncios mensuales de nuevas series.

“A los usuarios no les importa quién hace los contenidos, quieren que los sorprendan, sentirse conmovidos con lo que ven, que sean grandes show”.

Para el CEO la televisión del futuro seguirá siendo transformada por Internet. “Veremos pantallas por todos lados, con calidad de UHD o 4K, que por momentos mostrarán las fotos de la familia, en otros contenidos de la TV de aire, en otros Netflix. Serán autosuficientes energéticamente hablando y serán cada vez más económicas”, vaticina.

El Smartphone será el centro de control de otros dispositivos y contenidos, y crecerá la oferta basada en la movilidad que reclaman los usuarios. “Muchos menores de 25 años consumen las series y películas de Netflix desde sus notebooks, tablets y celulares. Las pantallas de dentro de cinco o diez años serán muy superiores a las de hoy”, opina.

En enero último, Hastings anunció, junto a los mayores proveedores de televisores del mundo, la adaptación de sus principales contenidos a la tecnología del momento, que es el formato 4K, que entrega una resolución de imagen hasta ocho veces mejor que la HD. Según Hastings, en un futuro no lejano todos sus contenidos estarán adaptados a lo que cree que será un estándar.

La empresa ya confirmó que en 2015 llegará a su plataforma la tercera temporada de House Of Cards, y según Hastings, trabajan en nuevas producciones propias que alcanzarán las múltiples pantallas desde la que se mira Netflix en los próximos dos años. Desde el televisor, la consola de juegos, una tablet, un celular inteligente o una computadora. Detrás de cualquier de ellos se asoma Reed Hastings que, como un buen acomodador en un cine, nos señala sonriendo nuestro asiento privilegiado: Its show time.

PUERTAS ADENTRO

La cultura interna de Netflix es citada como un caso de innovación en el mundo del management. Para Hastings, todo gira en torno de darles a los empleados libertad y responsabilidad. Y los ejemplos demuestran que se lo toman muy en serio. Son los mismos empleados los que deciden cuántos días se toman de vacaciones al año, quienes regulan los días de descanso por enfermedad y los que deciden cuánto dura cada una de sus jornadas laborales. También reciben salarios que suelen estar por encima de otras compañías de base tecnológica, y tienen la posibilidad de cobrarlo en dinero o con acciones de Netflix. “Yo trato de dar el ejemplo y me tomo muchas vacaciones. Cuando regreso estoy muy enfocado y revitalizado. A veces, en las vacaciones se me ocurren grandes ideas. Hay que tener la estimulación del afuera”, dice Hastings.

Según el directivo, la curiosidad y la innovación son pilares fundamentales. “Por eso, todo lo que debo hacer es no impedirlo, eso es lo que pasaría creando reglas y procesos. La gente en Netflix hace un trabajo maravilloso y creativo porque tenemos muy pocas reglas y todas son flexibles”, asegura.

LOS NÚMEROS DEL FENÓMENO

  • 44 millones de usuarios de 41 países (30 millones son de EE.UU.)
  • 1000 millones de horas de series y películas es lo que ofrece
  • 8dólares al mes (o su equivalente en la moneda local) cuesta el servicio ilimitado
  • 2000 fue el año en que Blockbuster pudo comprar Netflix y no lo hizo porque dudó del modelo de negocio
  • 29 millones de suscriptores logró en octubre del año último, y superó a los usuarios que pagaban por la señal convencional HBO
  • 3,42% subieron las acciones tras firmar un convenio con Comcast para una transmisión cualitativa y veloz
  • 148%se revalorizaron las acciones en lo que va de este año con respecto a 2013
  • 112 millones de dólares cerró el ejercicio en 2013. En 2012 había sido de 17 millones
  • 2013 se estrenó House of Cards, la primera serie original de una plataforma Web premiada con un Emmy y que se convirtió en un éxito
  • 120 mil títulos de shows televisivos, películas y series
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Están entre nosotros: Cinco tendencias tech para 2014 – LNR Enero

Están entre nosotros

Ropa inteligente, televisores gigantes, automóviles que se cagan con el sol…Cinco novedades tecnológicas para no dejar de asombrarse

Por Martina Rua  | Para LA NACION

LAS VEGAS.- Empotrada como una maqueta luminosa en el desierto norteamericano, la capital mundial del entretenimiento exhibe cada enero las novedades con las que la industria de la tecnología busca seducir a los usuarios. Este año, más de 150.000 personas llegaron a Las Vegas al Consumer Electronic Show 2014 (CES), la feria tecnológica más grande del mundo orientada al consumidor, para visitar 3200 stands ubicados en un espacio en el que caben 35 estadios de fútbol.

Aunque hubo poco que se pueda señalar como disruptivo, los anuncios no decepcionaron. Hubo lanzamientos de categorías totalmente nuevas, como videocámaras que graban en Ultra Alta Definición para uso amateur, o minicomputadoras del tamaño de una tarjeta de memoria de pocos milímetros, que se insertan en los objetos para transmitir información de éstos; también otras ya conocidas, como la tecnología que se viste o la impresión 3D que demostraron un nuevo estado de maduración, lejano a los primeros prototipos y mucho más cerca de los gustos y necesidades reales de los consumidores.

Un concepto que atravesó la feria tech y se hizo mantra en cada presentación fue que todo, absolutamente todo, se puede conectar a Internet y así ser más útil e inteligente para el usuario. Internet de las Cosas o Internet en Todo es el concepto con el que los gigantes tecnológicos y los emprendedores californianos de garaje coparon los pasillos de CES 2014. La Revista identificó cinco grandes tendencias que evidencian hacia dónde va la tecnología mundial:

1 Fuerte apuesta a la tecnología vestible

 

 
Un enterito de algodón que a través de sensores controla al bebe. Foto: Fotos gentileza CES

No es una categoría nueva, pero este año quedó claro que la tecnología que se viste llegó para camuflarse entre accesorios y ropa que ayudan al usuario a monitorear su salud y sus actividades cotidianas a través de sensores que se comunican con aplicaciones con los smartphones. Intel dio la nota con Edison, una diminuta computadora del tamaño de una tarjeta de memoria SD que podrá convertir cualquier simple objeto en inteligente. El ejemplo para presentarlo en CES fue adosarlo a la ropa de un bebe. En alianza con la firma Rest Devices, Intel presentó Mimo Baby, un enterito de algodón que a través de sensores permite controlar la respiración y temperatura del bebe, si duerme o está despierto o cambia de posición en su cuna (ya está a la venta en los Estados Unidos por 199 dólares). 

Las vedettes dentro de las wearable techs fueron las pulseras que monitorean la salud y actividades del usuario. Sony les dio una vuelta a estos medidores de actividad y presentó Core, un diminuto sensor de unos 2,5 x 1 cm que se puede llevar en el bolsillo o como pulsera (SmartBand) flexible e intercambiable para los distintos momentos del día. La idea es tener un registro 24×7, que a la persona le sirva para conocer sus hábitos y controlar su salud. Lo que marcó la diferencia de este dispositivo fue la aplicación LifeLog, un completo panel en el que se ve toda la información recabada por el Core. Además, el dispositivo vibra para alertar cuando se recibe una llamada en el móvil y llegará al mercado norteamericano el próximo semestre. Otras dos buenas propuestas fueron las pulseras de LG, LifeBand Touch, aunque un tanto rígida y la Vívofit de Garmin.

El smartwatch que se llevó todos los elogios fue Pebble, que en su versión de CES 2014 agregó grandes cambios en diseño y robustez, con una correa de acero que hizo que todos quisieran tener esa computadora en la muñeca, aunque fuera por un rato durante la feria, porque para conseguirlo hay que gastar cerca de 250 dólares. Sobre la tecnología vestible, una encuesta de Forrester Research a más de 4500 consumidores estadounidenses reveló que mientras que al 15 por ciento le gustaría integrar la tecnología en sus prendas de vestir, el 4 por ciento utilizaría lentes de contacto inteligentes y el 3 por ciento lo llevaría sensores en la piel ¿Hablaremos el año que viene de tecnología de monitoreo subcutánea?

2 Cuando los dispositivos cuidan

Para entretener, aportar seguridad, facilitar las tareas diarias… Casi todo en la casa tiene la posibilidad de hacerse inteligente. En CES lo que parecían espejos se transformaron en televisores, lo que parecía un mueble de apoyo era un megaproyector que puede entregar una imagen como en el cine ubicado a sólo 10 centímetros de la pared. Hubo muchos lanzamientos para cada espacio del hogar, pero sobresalieron las propuestas para monitorear la salud, que tienen el potencial de revolucionar el cuidado de personas mayores, niños y pacientes con alguna discapacidad.

Por ejemplo, Withings Aura es un pequeño sensor bajo la almohada que registra ritmo cardíaco, respiración y movimientos. El objetivo es captar la profundidad del sueño, así como facilitarlo. El aparato se completa con una lámpara de mesa que mide contaminación, luz y temperatura del cuarto, mientras que una aplicación para el smartphone va acumulando los datos diarios, ya a la venta en Europa a unos 250 euros. Alarm.com presentó Wellnes, una plataforma para el monitoreo para personas mayores que estudia cambios en las rutinas y contacta a la familia si sospecha que hay algo fuera de lo común.

Una curiosidad divertida, pero de dudosa utilidad, fue lanzada por la empresa Kolibree: un cepillo de dientes que le comunica a una aplicación si nos cepillamos los dientes el tiempo suficiente. “Hijo, acá estoy viendo que te faltaron las muelas en el cepillado de ayer.” Sí, suena a demasiada conexión.

3 El audio y la imagen, experiencia con curvas

 
Impactante, una TV curva de 105 pulgadas. Foto: Fotos gentileza CES

 

Durante las últimas décadas el sonido fue perdiendo calidad y relevancia ante la miniaturización de los dispositivos como el CD o el MP3. La nueva propuesta de las empresas apunta a los amantes del sonido y a los nostálgicos de la calidad analógica. Para recuperar la fidelidad sonora y lograr una experiencia cercana a la que se siente en un recital en vivo, ya se habla del audio de alta resolución.

Una propuesta fuerte hizo la japonesa Sony con el concepto de Hi-Res, audio de alta definición, que presenta un formato que duplica a la calidad de un CD estándar para una serie de dispositivos para el entretenimiento hogareño. Los auriculares también vistieron la feria, y las marcas preparan modelos que soporten un nuevo audio HD, con cancelación del sonido externo.

Los televisores 4K o de Ultra Alta Definición, que habían sido la gran novedad de la feria el año pasado, este año volvieron, pero con modelos más grandes, por encima de las 100 pulgadas y con la gran novedad: se pueden doblar, o algunos modelos son directamente curvos. LG, Panasonic y Samsung (con su efecto Bendable) se llevaron las miradas en estos modelos. Ver contenidos en 4K hace que uno realmente se olvide que lo que tiene enfrente es una imagen y no una obra de teatro en vivo. Y Sharp y Samsung hasta se animaron a presumir con modelos con calidad de 8K, donde es imposible encontrar un pixel en una imagen completamente nítida. Sony anunció que a través de su línea Bravia se podrán ver contenidos de Netflix en 4K; fanáticos de House of Cards Breaking Bad , agradecidos. El gran desafío aquí estará en el ancho de banda de los hogares para soportar la UHD.

4 Autos como computadoras

 
El auto eléctrico de Ford, que se carga con energía solar gracias a los paneles en el techo. Foto: Fotos gentileza CES

 

“Hola, auto, busco estacionamiento con espacio a menos de dos cuadras, un lugar donde cenar cerca y asegurate de que no tenga sueño mientras manejo.” ¿Ciencia ficción? Todo es posible cuando los autos tienen en su interior poderosos procesadores y sistemas operativos como una computadora. Inteligentes, con pantallas touch y conectados a todas las aplicaciones habituales del usuario, los automóviles recopilarán valiosa información sobre el viaje, sugerirán medidas de seguridad y entregarán una experiencia de viaje. Nada menos que Google y Apple están detrás del auto del futuro, con más de 600 patentes anotadas con desarrollos para seguir robotizando los coches.

Intel mostró el BMWi3, que incluirá apps específicas como buscadores de estacionamientos, estaciones de servicio y recomendaciones según el lugar por donde se está pasando. Google anunció un acuerdo con la alemana Audi para incluir Android en sus autos; competirá con el iOS in The Car, de Apple, que compañías como BMW, Mercedes Benz, General Motors y Honda irán incorporando este año. Como concepto sobresalió el coche eléctrico que presentó Ford, que se recarga mediante energía solar con unos paneles en el techo combinados con unas lentes de concentración que se colocan sobre el lugar donde se estaciona el vehículo.

5 Drones juguetones y robots constructores

 
Los drones, vehículos voladores no tripulados, con conexión a smartphones a través de Bluetooth. Foto: Fotos gentileza CES

 

Reptando por los pisos o escalando los techos de CES, los simpáticos drones, vehículos voladores no tripulados, mostraron sus nuevas capacidades. En este segmento, el fabricante que más llamó la atención fue Parrot, que ya se había hecho muy popular por su cuadricóptero AR Drone (que en Argentina es comercializado por iRobot), y que es muy utilizado en la grabación de tomas aéreas por aficionados y profesionales del entretenimiento, gracias a su cámara integrada. En CES 2014, se presentó el Parrot Mini Drone, una versión muy reducida del AR Drone en el que han desaparecido elementos como la cámara, y se conecta con cualquier smartphone mediante Bluetooth. Además de la agilidad y facilidad de manejo, las dos ruedas desmontables que le permiten rodar sobre cualquier superficie marcan la diferencia. El Jumping Sumo es un robot que puede controlarse mediante Wi-Fi con un smartphone o tableta y que es capaz de rodar y girar con sorprendente rapidez y precisión. Además, puede dar saltos de hasta 80 centímetros y aterrizar siempre sobre sus ruedas.

La que dejó los pañales para siempre y se prepara para su era de esplendor es la impresión 3D, en la que la innovación sigue llegando de la mano de pequeños emprendedores. Uno de sus primeros impulsores, Bre Pettis, de Maker Bot, mostró orgulloso la nueva generación de impresoras, muy distintas de los primeros modelos artesanales, con mayor capacidad de impresión, multiplicidad de posibilidades en los diseños y con precios que cada vez más se acercan a lo masivo. Muy divertidos estuvieron en el stand de la 3D Food Printer, donde las piezas se imprimían con chocolate y azúcar, un nuevo uso culinario para estos robots impresores que promete nuevos capítulos.

La mayoría de los anuncios estarán en el mercado norteamericano el próximo semestre; otros pocos ya dan sus primeros pasos. Ahora los usuarios decidirán si dejan que estas innovaciones entren en sus vidas.

2 comentarios

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Ansiedad Instantánea – LNR Enero 14

TECNO ANSIEDAD (1)

ANSIEDAD INSTANTÁNEA

La mensajería online y la conexión permanente están generando ejércitos de chequeadores compulsivos. Cómo evitar vivir pendientes de la respuesta digital inmediata.

 

13.01 Avisame cuándo te puedo llamar, hijo, beso, mamá

13.03 ¿Por qué me hacés esto? me da apagado

13.07 Tres SMS. Contestame, Mariano. ¿Qué pasó? Me va a dar un infarto

13.08 Mariano, está yendo tu papá, no te importa nada

13.08 ¿Qué es esta locura? Me estaba bañando, mamá

 

La velocidad que le imprimió la tecnología a nuestras co- municaciones genera expectativas de respuesta que muchas veces no se cumplen y que generan grandes niveles de angustia e incertidumbre. Hoy, dos minutos pueden parecer demasiado tiempo de espera para recibir una respuesta. Para agregarle paranoia al asunto, muchos servicios digitales (mails, chats, redes sociales) ofrecen la posibilidad de saber cuándo el destinatario abrió o vio el mensaje enviado. Y ahí el panorama se agrava, porque el emisor se siente defraudado: no le interesa lo que le digo, no me quiere, algo anda mal.

“La ansiedad es una sensación normal al servicio de la autoconservación de la especie. De no tenerla moriríamos cruzando la calle, sin detenernos a tiempo cuando un auto no frena. Pero cuando aumenta sus niveles y ello interfiere con las actividades cotidianas, puede ser que se trate de una ansiedad patológica”, describe Gabriela Martínez Castro, directora del Centro Especializado en Trastornos de la Ansiedad (Ceeta). Según Castro, son cada vez más las personas que se acercan al centro para hablar de su conducta adictiva a la conexión a Internet y la ansiedad que las comunicaciones instantáneas generan. “Cuando no tienen conexión expresan sentir falta de control de las situaciones, es decir, presumen que ocurrirá lo peor, por no tener la información necesaria para controlarlas”, describe Castro.

Pero mirar el teléfono diez veces en una hora, contraria- mente a lo deseado, genera una sensación de ralentización del tiempo que aumenta la ansiedad. “Hoy consideremos la velocidad como un valor: si trabajás rápido, sos más efectivo; si ascendés rápido en tu carrera, sos mejor que otros. Y el desarrollo tecnológico, producto de los valores de los hom-bres, hizo realidad un concepto que era ridículo hasta hace poco: el de la instantaneidad”, enmarca el tema Ana Prieto, periodista, autora de Pánico, Diez minutos con la muerte (Ma- rea), libro donde describe los padecimientos físicos y psíqui- cos de quienes se enfrentan con la ansiedad y el pánico.

Para Prieto, las tecnologías que hacen posible las comunicaciones instantáneas funcionan como tranquilizadores, en la medida en que nos dan una ilusión de control sobre una incertidumbre. “Una madre chequea WhatsApp, se fija si su hijo estuvo conectado hace poco y tiene la prueba de que está vivo. Nos acostumbramos, así, a una dinámica circular de comunicación, velocidad y control que tomamos como natural, pero basta que algo falle (que tarde un e-mail, que no ande el 3G) para que la situación se vuelva insoportable y sintamos, literalmente, que todo está mal”, describe Prieto.

En casos extremos, la ansiedad puede aumentar hasta el punto de llegar a crisis de pánico, cuando el individuo no logra la conexión o respuesta deseada. Se trata de personas muy controladoras, nerviosas y más bien pesimistas. “Tengo una paciente que se baña con el teléfono en el borde de la bañera para no perder ningún mensaje de sus grupos sociales y un hombre que se ejercita en el gimnasio con el teléfono en la mano por si algo malo pasa en su casa con sus hijos”, cuenta Castro de Ceeta. Según la especialista, se puede ejercitar el control de la ansiedad intentando detectar y corregir los pensamientos negativos, de tipo anticipatorios, que terminan por darle un tinte catastrófico a los eventos por ocurrir.

Offline. Pero desaprender la dependencia exagerada con los dispositivos y la conectividad no es tarea sencilla, por eso se recomienda empezar con pequeñas metas. Ana Prieto recomienda no chequear los correos hasta después de una hora de haberse levantado, dar un espacio mínimo de tolerancia de 30 minutos para que contesten un SMS y tener horarios de no uso de la tecnología, como método preventivo de la ansiedad y del deterioro en las relaciones sociales, familiares y laborales. Esos momentos pueden coincidir con los horarios de comida, ocio con los hijos, salidas sociales, tareas laborales o académicas (ver recuadro). 

Daniel Bogiaizian, presidente de la Asociación Argentina de Trastornos por Ansiedad y autor del libro Preocuparse de más (Editorial Lumen), recibe cada vez más consultas relacionadas con dependencias a respuestas instantáneas. Según el experto, un buen comienzo es tratar de generar expectativas más realistas de la respuesta del otro. “El destinatario no necesaria- mente tiene que entender que precisás la respuesta ya. Cuando uno manda un mensaje a la espera de respuesta, piensa que ya todo está sucediendo, pero del otro lado puede haber miles de situaciones que demoren la respuesta al mensaje. Hay que tratar de pensar el escenario más simple, porque por lo general va por ahí: No tenía el celu encima, estaba atendiendo a los chicos, no lo oí, lo dejé en vibrador, recomienda Biogiaizian, que advierte que la interacción con dispositivos tecnológicos seguirá aumentando.

No anticiparse negativamente a los hechos ni naturalizar la distorsión del tiempo son, según Gabriela Castro, dos claves para cambiar nuestra relación con el uso de las tecnologías. “Que sea un mensaje de tipo instantáneo no im- plica una respuesta instantánea. El receptor puede estar desconectado por motivos que no son negativos ni catastróficos. Tener en cuenta que en esta época, que transcurre muy velozmente, somos nosotros quienes tenemos una percepción distorsionada del tiempo. Algo que ayuda a ganar paciencia es hacer pequeñas tareas mientras se aguardan respuestas tecnológicas, como leer una revista, ordenar algo en la casa o escuchar música”, concluye.

Y ahora, contra el psico reloj y con nuevas herramientas, queda darle una posibilidad a un círculo de comunicación más factible, real y saludable que generará menos angustia e incertidumbre: mensaje, paciencia, respuesta.

2 comentarios

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Las contraseñas de cada día – La Nación Revista Dic 2013

Contraseñas

Las contraseñas de cada día

Para el e-mail, las redes sociales, el banco online… Cómo construir claves seguras y posibles de recordar. ¿123456? Hay mejores opciones

POR MARTINA RUA

P ara la clave de Facebook, el nombre del hijo; pa- ra Twitter, la misma más el número uno; para la cuenta bancaria, el mismo nombre más el ape- llido con dos letras en mayúscula, y para el e-mail del trabajo, todo lo anterior, con dos símbolos al final. ¿El resultado? Todas las contraseñas mezcladas en la cabeza y la necesidad de resetear los claves casi a diario.

Los más de 20 millones de argentinos que utilizamos In- ternet a diario manejamos en promedio diez contraseñas por usuario, entre los servicios de uso personal y laboral. La mayoría, para poder recordarlas, recurre a las mismas (y obvias) fórmulas para muchos servicios, lo que deja a la información muy vulnerable a posibles hackeos o software malicioso. De hecho, el masivo hackeo de 38 millones de cuentas que se hizo a usuarios de Adobe este año demostró que casi dos millones de usuarios utilizaban 123456 como contraseña y la segunda más usada era 123456789.

Para Armando Carratalá, gerente de IT de Certisur, muchos usuarios usan una misma contraseña para servicios que precisan alta seguridad, como el homebanking, y otros de media o baja importancia, como Facebook. “Es impor- tante definir niveles de contraseñas para cosas de poca se- guridad, como blogs o diarios, para seguridad media (correo personal o Facebook) y para seguridad alta (banco y tarjetas de crédito), y no mezclar entre ellas”, recomienda. También hay muchos trucos y reglas mnemotécnicas para armar contraseñas fuertes. Los especialistas conver- gen en algunos consejos básicos: que las claves siempre contengan una combinación de números, letras y símbolos; elegir algunas letras para poner en mayúscula, como por ejemplo, aquellas que están entre la M y la Z, u otra regla similar. Para los que se animan a algo un poco más com- plejo se pueden armar claves que estén compuestas por una cadena de caracteres especiales con números, letras y símbolos. “Por ejemplo, con la frase Compro una bicicleta con cinco años de uso, la clave podría ser C1bc5adu”, ejem- plifica Gerardo Loureiro, director de Prevención de Fraude de Mercado Libre.

“También se pueden cambiar vocales por números, por ejemplo, la letra e por un 3, agregar algún signo de puntua- ción en un lugar fácil de recordar, como en el final. Básica- mente, las contraseñas deben estar ligadas a palabras, signos y números que puedan recordarse, pero ser, por su diseño y estructura, difíciles de descifrar para un tercero”, define Car- los Aramburu, gerente de consumo de McAffe.

Casi 13 millones de argentinos ya utilizan Internet para operaciones bancarias, según una encuesta de Certisur y D’Alessio, y este número está en constante crecimiento. De ellos, el 47% paga servicios y el 44% efectúa compra y venta de bienes. Estos datos muestran la importancia de la segu- ridad en la información personal que viaja por la Web. Los accesos de máxima seguridad requieren cada vez más datos. Además del nombre de usuario y la clave, muchos bancos piden ahora un segundo paso, que es una identificación que puede variar entre una tarjeta de coordenadas –cuyos datos se cargan en el momento de transferir–, un token –por ejem- plo el celular, que recibe una clave para autorizar la opera- ción– o una segunda clave alfanumérica.

 

Damián Kalnins, especialista en seguridad de Softline Argentina, aporta los no rotundos a la hora de crear claves seguras: “No usar palabras que se encuentren en el diccionario ni patrones de teclado, como qwerty, números en se- cuencia (1234) o repetidos (1111)”, advierte. Según Kalnins no se debe incluir nunca una contraseña en programas de mensajería, correo electrónico, ni otros dominios Web, además de no utilizar datos personales o que refieran a la vida cotidiana del usuario que son fácilmente descifrables.

Lograr contraseñas seguras no es complicado, lo difícil es recordar tanta información de tantos servicios distintos. “Una solución efectiva y que pocos usuarios usan son los gestores de contraseñas. Se trata de aplicaciones, en muchos casos gratuitas; allí se guardan encriptadas todas las claves. Así, recordando sólo una contraseña maestra, el resto está bien guardado”, explica Jerónimo Basaldúa, CEO de Base4 Security y organizador de EKO Party, uno de los principales eventos de seguridad que se celebra anualmente en Buenos Aires. Algunas de las aplicaciones más populares son Kee- passPasswordSafe, EfficientPassword Manager, Kaspers- kyPassword Manager y ClavesPC. Esto evita los eternos pa- pelitos pegados al monitor o guardados en la billetera que son una opción demasiado vulnerable. Por ejemplo la em- presa McAfee ya ofrece servicios de bóveda online de contra- señas a los que se accede a través de rasgos biométricos como reconocimiento de voz o facial.

Existe, además, la opción de agregar una capa adicional de seguridad que se llama Verificación de dos pasos que la mayoría de las empresas con servicios en nubes ya ofrecen. “A las personas que opten por esta verificación, se les solici- ta un segundo código, vinculado a un dispositivo móvil: es un número de seis dígitos que se envía por SMS. De este modo, para que un hacker pudiera actuar debería tener ac- ceso a estas dos informaciones”, describe Martín Waserman, gerente de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales para Cono Sur en Google.

 

Según él, también es muy importante utilizar una contra- seña distinta para cada servicio y configurar las opciones de recuperación de contraseña y mantenerlas actualizadas. En- tre sistemas de seguridad online, trucos y reglas, ya no quedan excusas para no darle mayor seguridad a la creciente infor- mación que volcamos a diario en el mundo digital.

 

Datos biométricos, lo nuevo

AUNQUE la fecha de de- función de las contraseñas no está a la vista, ya existen nuevos métodos de protec- ción y verificación de la autenticidad de cada usuario, ligados a datos biométricos como reconocimiento dactilar, de voz y de iris. Por ejemplo, Apple lanzó este año el iPhone 5S con una aplicación de huella digital con un sensor dactilar que según los analistas marcará una tendencia que se ma- sificará a otros dispositivos. El lector está integrado en el botón de inicio, hecho de cristal de zafiro, y el anillo que rodea la tecla detecta cuándo hay un dedo so-

bre el sensor. El sistema de Apple es más seguro que escribir una contraseña, pero también genera cuestionamientos sobre la intimi- dad de las personas. Otras dispositivos como Lenovo ThinkPad portátil y el Mo- torola Atrix, también están experimentando con esta tecnología. A su vez, las empresas comienzan a sustituir las tarje- tas de seguridad de ingreso a los edificios con escáneres de iris o dispositivos RFID (Identificación por Radio Frecuencia). Sin embargo, dudas sobre su seguridad ante un posible hackeo y la falta de una mayor integración con servicios online, ha limitado en esta etapa incipiente un uso más extendido. Esto que asegura, al me- nos por unos años, la necesidad diaria de seguir recordando o gesti

 

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Prevén una revolución tech en salud y educación para el 2020 – Diario Perfil

Prevén una revolución tech en salud y educación para el 2020

Cinco investigadores de Singularity University pronostican los principales avances científicos que cambiarán al mundo en la próxima década.

  • Por Martina Rua | 23/11/2013 
Visionarios. Brad Templeton, Ramez Naam, Neil Jacobstein, Salim Ismail y Rob Nail; los directores de Singularity University.

Visionarios. Brad Templeton, Ramez Naam, Neil Jacobstein, Salim Ismail y Rob Nail; los directores de Singularity University. | Foto: Urban Press

 

Gracias al poder de las computadoras y la inteligencia artificial, la humanidad es testigo de un crecimiento exponencial de las ciencias. Para predecir el alcance de estos avances, nació Singularity University (SU), la principal institución educativa del mundo en tecnología del futuro con base en la NASA. PERFIL habló con sus directores sobre las principales tranformaciones científicas que se van a dar en los próximos diez años, en el marco del seminario Innovatiba organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que culminó ayer con más de dos mil asistentes. 
“El propósito de SU es crear una red global de jóvenes líderes para que participen en la evolución de las tecnologías de punta en beneficio de la humanidad”, anunció Salim Ismail, cofundador de SU, quien presentó a su equipo mientras hacía alarde de su cinturón creado por él mismo en una impresora 3D. Entre los increíbles proyectos que salieron de SU, hay vehículos voladores no tripulados que pueden entregar comida y medicamentos en poblaciones remotas, aplicaciones médicas que permiten tomar un electrocardiograma con el smartphone y enviarlo al cardiólogo y hasta una plataforma de juego online para encontrar la cura de la malaria.

De acuerdo a Rob Nail, actual CEO y fundador asociado, la educación, la salud y el transporte son tres de lo ámbitos en los que veremos más transformaciones en los próximos diez años. “En educación se acentuará la adopción de dispositivos, como tablets de US$ 35, con aplicaciones específicas que serán verdaderos tutores veinticuatro horas. El rol del docente no desaparecerá sino que su acompañamiento será mucho más creativo. Impulsará el potencial de cada niño en vez de gastar tiempo tomando pruebas de materias que ya no tienen sentido”, opinó Neil quien remarcó la importancia que los niños comiencen desde los cinco o seis años a tener contacto con lenguaje de codificación de sistemas.
Brad Templeton, experto en automatización de automóviles y consejero de Google, dijo que los vehículos autónomos traerán un cambio mundial multimillonario. “Estamos trabajando para hacer un automóvil más seguro, eso va a salvar muchas vidas”, sostuvo Templeton. El experto nombró los casos de los vehículos eléctricos Tesla para el 2016 y Google para 2017. “Esto está haciendo repensar las ciudades, habrá autos mucho más económicos y tendrán propósitos específicos como autos de paseos, para ir de compras y para hacer viajes”, vaticinó. 
A su turno, Neil Jacobstein, especialista en inteligencia artificial y robótica, presentó decenas de iniciativas para transformar las empresas. Una de las más prometedoras, Grok Numenta, está tratando de entender cómo funciona la neocorteza cerebral que se encarga de los procesos de raciocinio y el procesamiento del lenguaje para dotar a internet de mayor inteligencia.

Por su parte Ramez Naam, que luego de trece años en Microsoft se especializó en energías renovables, disertó sobre los avances en este campo. Con un gran conocimiento del mercado argentino, dio una buena perspectiva para el desarrollo local de energías alternativas para los próximos diez años. “Cuanto más sol hay en una zona, más barata será la energía disponible. Argentina tiene cerca de la frontera con Chile una de las zonas más soleadas de la Tierra, donde se puede producir energía a un costo menor que en todo el mundo”, dijo. A su vez, remarcó que la Patagonia es una de las áreas más ventosas del mundo, con mucho potencial de energía eólica y explicó que en Chubut está el mayor proyecto eólico de América latina

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cadena de Favores, plataformas para ayudar online LNR Oct 13

la nacion la nacion yo favor1

Deja un comentario

Archivado bajo Diario La Nación / LNR

Polémica científica por un excéntrico plan para diseñar el ‘transporte supersónico’ – Perfil 18 Ago

Polémica científica por un excéntrico plan para diseñar el ‘transporte supersónico’

 

Aunque el vehículo ultrarrápido soñado por el empresario Elon Musk es factible desde el punto de vista técnico, expertos aseguran que resultará caro y demandará mucha energía. 

Visionario. El empresario sudafricano Elon Musk fundó Tesla Motors y Space X.

Visionario. El empresario sudafricano Elon Musk fundó Tesla Motors y Space X.

Martina Rua

Hace poco menos de un año, el visionario tecnológico Elon Musk, uno de los creadores de PayPal y también fundador y director ejecutivo de Tesla Motors y Space X, dos empresas innovadoras en autos eléctricos y viajes al espacio, le pidió a un grupo de ingenieros de sus compañías que le ayudaran a inventar una nueva forma de transporte. De esta forma, nació el revolucionario sistema Hyperloop, un transporte terrestre casi “supersónico” que llevaría pasajeros desde San Francisco a Los Angeles en media hora, dos veces más rápido que un avión.

Su diseño consiste en propulsar “cápsulas” con capacidad para 28 pasajeros a través de un tubo a velocidades de hasta 1.200 kilómetros por hora. Similar a los viejos sistemas neumáticos utilizados en el correo, Hyperloop combina el uso de un tubo de baja presión junto a un sistema magnético que impulsaría las cápsulas que flotarán en el colchón de aire. En palabras de su creador, es una mezcla entre “un tren bala, un concorde y una mesa de hockey sobre aire”.

De acuerdo a Musk, uno de los hombres más ricos del mundo (ver recuadro), el Hyperloop nunca chocaría, soportaría terremotos y sería inmune al mal tiempo. Abordar el nuevo transporte sería económico, ya que un boleto costaría menos que viajar en avión. Además, en términos de consumo de energía, sería autosuficiente porque dependería principalmente de paneles solares.

Al conocerse el prototipo, las críticas al proyecto llegaron desde el prestigiosos Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). “Aunque no veo que haya nada que viole las leyes fundamentales de la física, dudo que se pueda hacer de tal forma que tenga sentido desde una perspectiva de eficiencia energética y desde un punto de vista económico”, opinó John Hansman, profesor de Aeronáutica y Astronáutica del MIT. Además, según el científico, los cálculos de costos de Musk (dijo que necesitaría US$ 6 mil millones) son demasiado optimistas. “Sería tremendamente caro. Y creo que existe una cantidad considerable de retos técnicos para el vehículo”, sostuvo.

Una de las mayores dudas es cuánta energía hará falta para propulsar el sistema. Joseph Sussman, profesor de Ingeniería Medioambiental del MIT, puso en duda el potencial de EE.UU. en materia de innovación en transporte. “Vamos por detrás de los japoneses, los franceses y todos los demás. Dada nuestra incapacidad para hacer lo necesario para construir los trenes de alta velocidad, que es una tecnología ya demostrada, cuesta ver cómo una solución arriesgada podría funcionar”.

La idea de propulsar cápsulas junto con aire por un tubo neumático lleva en circulación al menos 150 años. Un prototipo se intentó a principios de la década del 90, en el que investigadores del MIT diseñaron un sistema de tren de tubo de vacío que uniría Nueva York y Boston en 45 minutos. En aquel momento, se construyó un circuito de prueba alrededor de los campos de deporte del MIT, pero el proyecto no avanzó.

Por el momento, Musk no tiene entre sus planes fabricar un prototipo dado su compromiso actual. Hyperloop fue presentado como “un concepto de transporte de código abierto” que está a disposición de quien quiera trabajar en su desarrollo. El avance de la tecnología está del lado del entusiasta Musk, falta ver si superados los escollos será Hyperloop el transporte del futuro.

El genio tecnológico del siglo XXI

 Cuando tenía 12 años, ya había programado un videojuego espacial al que bautizó Blastar, que luego vendió por US$ 500. El sudafricano Elon Musk estudió Economía y Física y se hizo conocido –y millonario– como fundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors, tres de las empresas más innovadoras del mundo en pagos online, viajes al espacio privados y automóviles eléctricos. Estos y otros emprendimientos exitosos lo llevaron a ser uno de los hombres más ricos del mundo, con US$ 2.700 millones, según la revista Forbes.De muy chico, en la escuela, se preguntaba qué áreas afectarían el futuro de la humanidad y pensó que eran internet, la energía sustentable y la exploración espacial. Logró abarcar a las tres antes de cumplir 40 años. Su multifacética personalidad hasta inspiró al productor de la película Iron Man para crear el personaje Tony Stark, el millonario genio de la robótica e impulsor de tecnologías aparentemente imposibles para bien del planeta, interpretado por el actor Robert Downey Junior.

Deja un comentario

Archivado bajo Diario Perfil